PrintPrint © 2005 MLB Advanced Media, L.P. All rights reserved.

Ramirez -- una leyenda de radio en béisbol
09/26/2005 11:35 AM ET
MIAMI - La voz del locutor hispano de los Marlins Rafael "Felo" Ramírez es interminable.

Para una generación, el sonido es nostálgico del ayer - la inocencia de niñez y una Cuba libre. Otra generación oye las mismas expresiones y reflexiona el presente - un hombre de 82 años de edad que anuncia el juego que él adora. Pero ni Ramírez sabe lo que su futuro tiene, excepto volviendo a la cabina de radio para su sesenta y una temporada en el béisbol en 2006.

El no tiene nada porque preocuparse. Si él nunca trabaja otra vez, él será considerado como uno de los mejores locutores del deporte - en cualquier idioma.

"Él era como un dios para la gente (de Cuba)," dijo su paisano Amaury Pi-González, que transmite los partidos en español para los Gigantes de San Francisco y los Mariners de Seattle. "Él es lo qué Vin Scully y Jaime Jarrín significan para los Dodgers. Para mí, él es como familia. Cuándo lo veo, veo alguien que esta contento de estar en los Estados Unidos."

Ramírez el ídolo de la radio estaba supuesto ser Ramírez el abogado. En vez de eso, él acabó siendo una leyenda del béisbol en Cooperstown. Él tiene muy pocos remordimiento acerca del sendero que él ha escogido. Él ha estado con los Marlins desde el 1993.

"Siempre me gusto el béisbol, aún de joven," Ramírez dijo. "Mi familia quería que yo hiciese otra cosa, ganar más dinero, pero siempre supe donde estaba mi corazón."

Ramírez nacía en Bayamo, Cuba, y creció escuchando los partidos de béisbol por la radio. En el 1945, su padre se convenció que su hijo podría ser la próxima gran mente legal, pero los amigos de Ramírez lo convencieron que probara para un trabajo con la Radio Salas en La Havana. Sus compañeros lo habían visto anunciar los partidos de béisbol con un micrófono y bafles prestados por prácticamente ni un centavo, así que un trabajo verdadero por la radio era el próximo paso lógico.

Ellos tenían razón. Ramírez fue empleado y fue nombrado el mejor locutor en Cuba en el 1945. Él mantuvo el título por los próximos 16 años transmitiendo los partidos para Cuba hasta que él dejo la isla en el 1961 después de la revolución de Fidel Castro. Él se mudo de Cuba a Venezuela, y finalmente a Puerto Rico, y ahora divide su tiempo entre hogares en la Florida y San Juan.

Aún hoy, él menea la cabeza cuando es preguntado porque huyó de Cuba. Él dejó atrás su vida y los miembros de su familia para la libertad de expresarse. La libertad que un día fue un lujo en su patria ahora sólo la puede encontrar en la tierra de otros.

El éxodo tuvo sentido.

Durante ese período, la Cuba que Ramírez conocía estaba cambiando, y él había sido expuesto a la liberta de expresión y la voluntad libre durante sus viajes. Empezando en el 1951, él trabajó con Eloy "Buck" Canel en el programa de NBC Cabalgata Deportiva Gillette, transmitiendo los mejores eventos deportivos del mundo y transmitiéndolos a Latino América. Con Canel, él anunció 31 de las próximas 32 Series Mundiales, perdiendo solamente la serie del 1961 porque Castro no permitió que él saliera de la isla. Él decidió huir de Cuba poco después.

Canel y Ramírez anunciaron el juego perfecto de Don Larsen para los Yanquis en la Serie Mundial del 1956 y el imparable numero 3,000 de Roberto Clemente en el 1972. La transmisión del dúo del cuadrangular numero 715 por vida de Hank Aaron en el 1974 fue mandada al Salón de Fama Nacional del Béisbol en Cooperstown. Su presencia fue solicitada unos años después.

"Para mí, esos momentos han sido unos de los más hermosos de mi carrera," dijo Ramírez. "Yo admiraba a Buck, y hicimos muchas cosas buenas juntos. Hay muchas personas que todavía tratan de copiarlo. Yo no. Trabajamos juntos. "

Cinco años después de su muerte, Canel fue nombrado el recipiente del premio Ford C. Frick en el 1985, llegando a ser el primer locutor hispano de ser honorado por el Salón de Fama Nacional del Béisbol. El locutor en español de los Dodgers Jaime Jarrín recibió el mismo honor en el 1998, y Ramírez fue nombrado el recipiente del premio Ford C. Frick en el 2001.

"Yo nunca podría imaginarme que algo como esto jamás me sucedería a mí," Ramírez dijo. "Yo nunca pensé aún sobre ello. Cuándo ellos me lo dijeron, estaba como flotando."

Por las últimas cuatro temporadas, Ramírez se ha unido en la cabina de la radio en casa y en la ronda con su paisano Luis "Yiky" Quintana. El par han llegado a ser buenos amigos sobre los años en parte por la parecidas experiencias de la vida y en parte porque ellos pasan tanto tiempo juntos. Los Marlins son uno de cinco equipos en el Béisbol de las Grandes ligas que manda a su equipo de transmisión en español a cada partido fuera de casa.

Un comentarista exitoso de deporte para la televisión Cubana de el 1980 al 1993, Quintana buscó el asilo político durante una parada en Venezuela a los mediados de los 1990s. El llegó a los Estados Unidos en el 1996.

"Cuando sales de Cuba, pierdes tu país, pierdes tu familia, pierdes tu pueblo de origen, pero es necesario que un humano tenga la libertad," dijo Quintana. "Yo estaba en los medios de comunicación, y tenia que poner la cara que el gobierno quería que yo pusiese. Tuve un trabajo, pero me faltaba la libertad por dentro. Me estaba muriendo por dentro."

Al llegar a la Florida, Quintana se ganó la vida como obrero de trabajos esporádicos y finalmente logró encontrarse de nuevo en el negocio de comunicaciones con una actuación de deporte en una estación local de la Televisión. El reemplazó a Ángel "Tito" Rodríguez después de la 2001 temporada.

El describe su experiencia con Ramírez como "tremenda."

"Felo es una persona sencilla con tanto conocimiento de la vida y el béisbol," dijo Quintana. "La edad no lo ha disminuido. Yo no estoy trabajo con cualquiera. Estoy trabajando con un recipiente del Salón de Fama."

Jesse Sánchez es un reportero para MLB.com

This story was not subject to the approval of Major League Baseball or its clubs.


Marlins Homepage   |  MLB.com