SANTO DOMINGO, República Dominicana - Las aulas del Colegio Instituto Escuela están vacíos durante el mediodía. Los pasillos, que suelen llenarse con jóvenes, están tan callados que cada puerta que cierra y cada teléfono que suena se pueden oír por todo el edifico.

Es diciembre y para Valoree Lebrón, la mejor encargada de convertir a los jóvenes en estudiantes y no sólo peloteros, es tiempo de comenzar a pensar en el próximo año. Como la directora del instituto privado que ayuda a los jugadores en el sistema de Boston, Cleveland, Mets de Nueva York y Seattle recibir sus diplomas de secundaria durante la liga de verano en la República Dominicana, el trabajo de LeBrón nunca termina.

Y así es como ella lo prefiere.

"Nunca pensé que trabajar con el béisbol sería la mejor experiencia de mi vida," comentó Lebrón. "Es una situación única como maestra porque todos los estudiantes tienen la misma meta - llegar a las Grandes Ligas. Además, todos los estudiantes saben que son afortunados y te vienen después de las clases para darte las gracias por lo que les has enseñado."

Cualquiera de los 30 equipos de Grandes Ligas pueden enviar a sus jugadores al Colegio Instituto Escuela por un $35,000 dólares al año, pero por el momento sólo cuatro equipos están participando en el programa que lleva dos años de vida.

"La respuesta de algunos de los equipos es favorable y de otros es que no lo necesitan porque muchos equipos creen que es mejor que el muchacho descanse durante el mediodía en vez de subirse en un autobús e ir a la escuela," comentó LeBrón. "Para mí es un gran entrenamiento, subirse al autobús. Cuando llegas a las ligas menores tienes que pasar diez horas en autobuses y aquí aprendes un poco de cómo es. Puedes ver quien siempre se está quejando, quien tiene una actitud positiva. Quien se puede adaptar."

Hay cerca de 35 estudiantes de cada equipo en el Colegio Instituto Escuela cada año y a diferencia de otros centros educativos en la República Dominicana, el calendario escolar de los estudiantes empieza en octubre y se ajuste a la Liga Instructural y Liga del Verano. También hay otras diferencias. Cada equipo tiene un calendario diferente, con diferente número de horas y diferente número de días que se puede dedicar a los estudios. Los equipos tampoco comparten aulas o mezclan jugadores, pero hay una cosa que sí es igual - el currículo.

El Colegio Instituto Escuela usa Prepara, un programa creado por la Agencia Corporativa Internacional de España para los estudiantes jóvenes en la República Dominicana. Elaborado para los estudiantes de niveles del octavo hasta el duodécimo grado que tienen otras responsabilidades, Prepara usa una serie de libros para preparar a los estudiantes para los exámenes nacionales de cada nivel. Los estudiantes que cumplen con los requisitos y supera el examen nacional al concluir el grado 12 son elegibles para recibir un diploma.

"Yo lo veo de esta manera. Los equipos están desarrollado el físico de los muchachos y aquí estamos desarrollado el aspecto emocional y intelectual," comentó LeBrón. "Cuando juntas todo va a ayudar a que los latinos lleguen a las Grandes Ligas más rápido."

Una variada de temas, que incluye literatura, historia, idiomas, geografía, alegbra, química y ciencia, son cursados en el Colegio Instituto Escuela con Prepara que utiliza una estrategia llamado el Método Metacógnito. El método se enfoca en los procesos que el estudiante puede usar para planificar, controlar y evaluar sus estudios.

Algunos creen que el método también tiene efectos positivos en el campo de juego.

"El béisbol tiene un aspecto mental crítico y nosotros necesitamos toda la ayuda posible," comentó Patrick Guerrero, coordinador de las operaciones dominicanas de los Marineros. "No sólo es habilidad. No sólo es trabajar duro. Tienes que saber como asimilar el béisbol y tomar decisiones importantes todo el tiempo. Lo que haces fuera del campo también te puede afectar. Si vas a la escuela a aprender, creo que te hace una persona más completa."

La instrucción en la escuela también incluye clases de 45 minutos en inglés y un programa cultural de los Estados Unidos. Ambas clases también son ofrecidas en cada una de las academias de los equipos de Grandes Ligas en la República Dominicana.

"Tú sabes que el cien por ciento no van a llegar a las Grandes Ligas, pero yo se que el cien por ciento de los muchachos en esas academias no han completado la escuela," afirmó LeBrón. "Muchos no levantan un lápiz o abren un libro durante años y aquí tienen la posibilidad de volver a ser un estudiante. La realidad es que la mayoría de los muchachos no van a llegar a las Grandes Ligas y tienen que tener un plan para eso."

El año pasado, cuatro jugadores de los Mets y tres de los Indios recibieron sus diplomas del bachillerato. En el 2005, el primer año del programa, cuatro jugadores recibieron su certificado de octavo grado y otros siete completaron los requisitos para conseguir su título de secundaria.

"Yo sé de mi tiempo en las Grandes Ligas que la educación es un elemento muy importante y tienes que ayudar a la persona completa," dijo Rafael Pérez, director de desarrollo internacional de los Mets. "Yo siente que muchos jugadores no tienen una estructura y eso es donde el Instituto Escuela juega un papel tan importante. Creo que las escuelas le dan una estructura."

Localizado cerca del centro de la ciudad, el Colegio Instituto Escuela fue establecido en 1948 como una escuela privada para estudiantes de clase media y operó varios años antes de cerrar en 1972. LeBrón volvió a abrir la escuela en 1974, cuatro años después de mudarse al país con su familia de Santa Fe, Nuevo México y ha pasado 32 años educando a los estudiantes desde el kinder hasta las universidades.

En el 2004 fue presentada un plan por Ross Atkins y Lino Díaz de los Indios de Cleveland para formar un programa educativo para los prospectos del equipo en la República Dominicana.

"Era exactamente lo que estábamos buscando, un lugar para aprender y mejor prepararse," dijo Díaz. "La diferencia fue inmediata y podías ver los cambios de un día al otro. Los jugadores tenían más confianza y estaban más preparados para hacer las cosas que le pedimos."

Los Medias Rojas y los Mets siguieron los pasos de los Indios.

Mientras tanto LeBrón está satisfecha durante el mes de diciembre porque puede finalmente reflexionar sobre el año escolar. Las preocupaciones sobre los pagos de la materia escolar ha están en el pasado y existe optimismo en el futuro, en especial debido a la construcción de una sala de computadores.

Si el director de las academias es la figura paternal de los jugadores entonces la directora de esta escuela es la versión maternal. La sonrisa más grande llega cuando relata la historia de los jugadores que tuvieron que usar trajes de su esposo para la ceremonia de graduación.


Una madre de tres hijos ya mayores, LeBrón sólo se queja de la ausencia de un representante del equipo durante las ceremonias de graduación.

"Espero que más equipos se den cuenta que pasar el día descansando en el complejo durante el mediodía no ayuda en convertir a los muchachos en jugadores de Grandes Ligas," añadió. "El cuerpo se cansa, pero la mente sigue trabajando. Mi pregunta es ¿Cómo están estimulando la menta?"