NUEVA YORK -- En cuanto Grady Sizemore abrió el juego con un jonrón, los Indios de Cleveland se encaminaron a la Serie de Campeonato de la Liga Americana y los Yanquis de Nueva York, aunque dieron pelea, comenzaron a digerir el final de su temporada, que incluyó una buena dosis de abucheos.

Los Indios nunca perdieron la ventaja en el partido, y se impusieron el lunes por 6-4 a Nueva York, en el cuarto partido de la serie divisional, con lo cual se concretó otro derrumbe para los Yanquis en la primera ronda de playoffs.

Los Indios disputarán la Serie de Campeonato a partir del viernes, contra los Medias Rojas de Boston.

Paul Byrd y el cuerpo de relevistas de los Indios provocaron que los Yanquis sufrieran su tercera eliminación consecutiva en la primera ronda de la serie divisional, algo que probablemente le costará el empleo al piloto Joe Torre y dará pie a una renovación en el equipo del Bronx.

"No habíamos tenido una Serie de Campeonato en Cleveland en mucho tiempo", dijo Kenny Lofton, el experimentado líder de los Indios. "Es increíble tan sólo el saber que viviremos esto de nuevo".

Los Yanquis llegaron al partido con una racha positiva, al superar una foja de 21-29 para ganar el boleto comodín de la Liga Americana, pero finalmente se derrumbaron por su pobre cuerpo de abridores, una invasión de insectos y la más reciente racha negativa de Alex Rodríguez, cuyo bate estuvo callado hasta que pegó un jonrón solitario en la séptima entrada.

Los Indios, que desperdiciaron una ventaja de tres carreras en el tercer juego de la serie, atacaron desde el comienzo al taiwanés Chien-Ming Wang, a quien sacaron en la segunda entrada y con ventaja de 4-0.

Byrd logró mantenerse en la lomita pese a los intentos de ofensiva de los Yanquis, y un sencillo productor de dos carreras de Víctor Martínez colocó el marcador en 6-1 ante Mike Mussina, quien relevó a Wang.

Un día después que evitaron ser barridos en la serie, los Yanquis colocaron corredores en las bases en cada una de las primeras siete entradas, pero cuando fue necesario, la potente ofensiva de los neoyorquinos nuevamente fracasó y solamente los cuadrangulares solitarios de Rodríguez y el venezolano Bobby Abreu emocionaron al público, pero no fueron suficientes para evitar la derrota.

Los Indios disputarán su primera Serie de Campeonato de la Liga Americana desde 1998, en el Fenway Park de Boston.

Cleveland tuvo una foja de 2-5 ante los Medias Rojas en esta temporada, pero podrá contar con sus serpentineros estelares C.C. Sabathia el dominicano Fausto Carmona, los cuales estarán descansados para los dos primeros partidos en Boston, en una serie a ganar cuatro partidos de un máximo posible de siete.

Los Indios buscarán ganar su primera Serie Mundial desde 1948. Por su parte, la Serie por el Campeonato de la Liga Nacional, también al mejor de siete, iniciará el jueves con la visita de los Rockies de Colorado a los Diamondbacks de Arizona en Phoenix.

Por su parte, los Yanquis iniciarán otro receso de temporada lleno de decisiones, declaraciones y muy probablemente cambios; otro mes de octubre en el que todas las miradas estarán sobre el propietario del equipo, George Steinbrenner, quien dijo durante el fin de semana que no creía conservar a Torre como piloto si los Yanquis quedaban eliminados nuevamente.

Torre llevó a los Yanquis a ganar cuatro Series Mundiales en sus primeras cinco temporadas al frente del equipo, y los ha logrado clasificarlos a los playoffs en sus 12 campañas al frente del equipo.

Sin embargo, estas cifras no serán suficientemente positivas para Steinbrenner, quien está impaciente de que su equipo no ha logrado siquiera avanzar a la Serie de Campeonato desde el 2004.

"Espero que reconsidere, pero el jefe hace lo que quiere", dijo Johnny Damon.

Si Torre se va, Don Mattingly y Joe Girardi son los candidatos principales para reemplazarlo.

Los fanáticos cantaban el nombre de Torre cuando hizo dos viajes a la lomita en la octava entrada, al entregar la pelota al panameño Mariano Rivera quizás por última vez en una era que le dio grandes éxitos a los Yanquis, algo que no gozaban desde la década de los cincuenta.

Una decepcionada multitud de 56.315 fanáticos podría haber visto por última vez a Alex Rodríguez enfundado en el uniforme de los Yanquis. Rodríguez, quien posiblemente será nombrado el Jugador Más Valioso de la Liga Americana durante la temporada regular, estuvo prácticamente callado en la postemporada por tercer año en fila, al poncharse con dos hombres en base en la primera entrada y nuevamente al abrir el tercer inning.

Rodríguez, quien podría optar el mes próximo por salirse de su contrato multianual de 10 años a cambio de 252 millones de dólares, sólo le conectó un jonrón solitario al relevista dominicano Rafael Pérez en la séptima entrada, con lo cual puso fin a una racha negativa de 57 turnos al bate consecutivos en postemporada sin una sola carrera remolcada desde el 2004.

En la serie, bateó de 15-4.

Sin embargo, Rodríguez no es el único que podría marcharse. Rivera, el puertorriqueño Jorge Posada, los serpentineros Andy Pettitte y Roger Clemens tampoco tienen la garantía de que regresarán, aunque es probable que los Yanquis intentarán retener a algunos, si no es que a todos.

Derek Jeter, el capitán del equipo, seguramente estará de vuelta, pero el héroe de las postemporadas pasadas tuvo una sola carrera impulsada en la serie y bateó para tres dobles matanzas.

Por los Indios, los venezolanos Asdrúbal Cabrera de 4-1 con una impulsada, Víctor Martínez de 5-2 con dos impulsadas y Franklin Gutiérrez de 5-1 con una remolcada. El dominicano Jhonny Peralta de 4-3 con una empujada.

Por los Yaquis, Rodríguez de 5-2 con una anotada y una producida. Los dominicanos Robinson Canó de 4-2 con una anotada y una impulsada y Melky Cabrera de 4-1. El venezolano Bobby Abreu de 5-2 con una anotada y una impulsada. El puertorriqueño Jorge Posada de 5-1.