BOSTON -- En un largo fin de semana que comenzó el jueves en Cleveland, los Medias Rojas completaron otro final espectacular derrotando 11x2 a los Indios en Fenway Park y ganándose el pase a su undécima Serie Mundial.

Los Medias Rojas aprovecharon una ofensiva liderada por el bate del novato Dustin Pedroia (5-3, jonrón, cinco empujadas, tres anotadas) unida al pitcheo combinado de Daisuke Matsuzaka, Hideki Okajima y Jonathan Papelbon para alzarse con un triunfo que les dio el pasaje para representar al joven circuito en el Clásico Otoñal, luego de estar abajo en la Serie de Campeonato 3x1.

"Cuando perdimos el cuarto juego en Cleveland trataba de encontrar la forma de voltear todo. Trabajamos muy duro para llegar a la Serie de campeonato y no queríamos irnos a casa. No queríamos despedirnos unos de otros. Pero la victoria de Beckett nos devolvió la vida y empezamos a creer que si podíamos. Los veteranos creyeron en nosotros los novatos durante la temporada regular y de nuevo en los playoffs", dijo Pedroia durante la celebración.

Los Medias Rojas fueron los primeros en anotar poniendo de pie a la mayoría de los aficionados que llenaron el Fenway Park, con sencillos de Pedroia, Kevin Youkilis y Manny Ramírez en el mismo primer inning. En el segundo un doble de Jason Varitek seguido de un sencillo de Jacoby Ellsbury puso el juego 2x0. En el tercer inning un sacrificio de Mike Lowell puso el marcador 3x0.

Mientras tanto, Matsuzaka dominaba a placer retirando a los primeros ocho que enfrentó y fue Casey Blake quien conectó el primer hit de los Indios en el tercero.

A partir del cuarto, la historia del juego cambió con un Jake Westbrook dominando totalmente al punto de permitir apenas dos hits con cuatro ponches. Los bates de los Indios despertaron anotando una en el cuarto con dobles de Travis Hafner y Ryan Garko para poner el juego 3x1. En el quinto un sacrificio de Franklin Gutiérrez puso el juego 3x2, luego de una jugada polémica en el cual decretaron out a Kenny Lofton en segunda y que las cámaras de televisión demostraron la equivocada apreciación del umpire de segunda.

"Desde que perdimos los tres juegos en fila, mis compañeros me dijeron que me alistara para lanzar el séptimo juego. Todos en este equipo trabajaron en conjunto para llegar hasta este juego y yo solamente quería responder haciendo el mejor trabajo que pudiera por mi equipo", dijo Matsuzaka.

En el sexto vino Hideki Okajima vino a relevar y aunque permitió tres hits en dos innings no le hicieron carreras. Westbrook completó seis innings en una buena salida, ya que mantuvo a su equipo en el juego permitiendo tres carreras solamente.

En el séptimo los Indios amenazaron pero no pudieron anotar la del empate al fallar corriendo las bases, pero los dueños de la casa aprovecharon un error del antesalista y un jonrón de Pedroia para ampliar su ventaja colocando el juego 5x2 ante los envíos de Rafael Betancourt, que había entrado a relevar en esa misma entrada.

En el octavo los dos primeros bateadores conectaron hits y el manager Francona trajo a Jonathan Papelbon a relevar esperando que pudiera concretar su primer salvado de seis outs. Los primeros tres los relevó en forma consecutiva para acabar con la amenaza de los visitantes.

Un jonrón (Youkilis), tres dobles y un sencillo permitieron que Boston ampliara su ventaja en la parte baja de ese mismo episodio para colocar el juego en el congelador con pizarra 11x2.

"Este equipo tuvo muchos problemas todo el año y eso hace más dulce la victoria. Hay muchos muchachos nuevos que no estuvieron con nosotros en el 2004 y les enseñamos que no hay que rendirse nunca. Estaba seguro y así lo dije que cuando los chiquitos comenzaran a batear todo cambiaría a nuestro favor. Todos teníamos hambre de ganar", dijo un emocionado David Ortiz en el terreno durante la celebración.

Mike Lowell nos comentó cual fueron las claves del triunfo: "Ellos (los fanáticos) nos apoyaron todo el año inclusive cuando estábamos abajo 3 a 1 y por eso es tan especial ganar enfrente de ellos. El pitcheo fue la clave de nuestro triunfo. Josh con sus dos excelentes triunfos, Schilling con su triunfo del sábado y hoy tanto Matsuzaka como Okajima y Papelbon".

Papelbon vino más tranquilo para el noveno, luego del racimo de seis anotadas por sus compañeros, y a pesar de permitir un hit de peralta, pudo retirar en forma consecutiva a Lofton, Gutiérrez y Blake para concretar el triunfo de su equipo 11x2.

Josh Beckett fue nombrado el Jugador Más Valioso de la Serie unánimemente por sus dos contundentes triunfos en el primero y cuarto juegos, respectivamente.

La afición celebró en las gradas mientras los peloteros hacían lo mismo en el terreno donde recibieron el trofeo que los acredita como Campeones de la Liga Americana del 2007.

Ahora a esperar en casa a los Rockies de Colorado para comenzar la Serie Mundial el próximo miércoles en el mismo Fenway Park.