NUEVA YORK - Con lo que pudo haber sido el ultimo lanzamiento de su carrera, Roger Clemens le pasó al venezolano Víctor Martínez de los Indios, y salió del montículo en el Yankee Stadium.

Mientras Clemens abandonaba el Juego 3 de la Serie Divisional de la Liga Americana en octubre, muchos presumían que tomaba sus últimos pasos hacia Cooperstown. Pero con el Informe Mitchell, ese camino podría estropearse bastante.

El derecho de 45 años de edad estuvo entre los nombres sonoros mencionados en la investigación encabezada por Mitchell en torno al uso de sustancias para aumentar el rendimiento en el béisbol.

Clemens fue mencionado 82 veces en nueve páginas diferentes. El abogado de Clemens, Rusty Hardin, emitió una declaración por escrito en que Clemens niega rotundamente el uso de esteroides y dice que está "indignado" con que su nombre haya sido incluido basado en "alegaciones no corroborados" de Brian McNamee, un ex entrenador físico de los Yankees.

"En repetidas ocasiones Roger se ha sometido a pruebas por estas sustancias y nunca ha salido positivo", dijo Hardin. "Nunca ha habido ni un pedazo de evidencia de que haya usado estas sustancias, y sin embargo se le difama ahora."

Siete veces ganador del Cy Young y ganador de 354 partidos en una carrera de 24 años en Grandes Ligas, Clemens ha acumulado logros que ahora podrían ser manchados por alegaciones de que tomó esteroides y la hormona de crecimiento humano (HCH) en múltiples ocasiones.

El legado de Clemens en el futuro podría ser impactado para siempre por el testimonio de McNamee, que habló con Mitchell como una condición de su acuerdo con el gobierno, luego de declararse culpable de distribución de esteroides ilegales y lavado de dinero.

"Roger cree que la investigación de Mithcell es importante", dijo Hardin. "No tiene quejas con eso. De mi parte, cuestiono fuertemente si es correcto incluir estos nombres sin nada más que estas alegaciones no corroboradas de alguien, sobre todo cuando alguien como Roger lo desmiente.

"Creo que es un mal servicio a todos. No estoy seguro por qué el Informe Mitchell tenía que señalar a los jugadores por su nombre, sabiendo que si lo hacía, había un riesgo de nombrar a gente de manera injusta, como Roger cree ha sido su caso."

Según el Informe, se toparon los caminos de Clemens y McNamee en 1998, cuando el derecho lanzaba con los Azulejos y McNamee era entrenador físico de Toronto.

Calificados como "conocidos", McNamee testificó que Clemens le pidió inyectarle el esteroide Winstrol por primera vez durante la temporada de 1998. Según McNamee, la actuación de Clemens y su hablidad de entrenar aumentaron de manera bien positiva.

Después de la pausa del Juego de Estrellas de 1998, Clemens terminó la temporada con 11-0 y efectividad de 1.71 en 15 salidas con Toronto, luego de tener 9-6 y 3.55 en 18 aperturas en la primera mitad de la campaña. Después de dicha temporada, Clemens ganó su quinto Cy Young.

Cuando Clemens fue cambiado de Toronto a Nueva York en 1999, pronto McNamee le siguió los pasos. McNamee diría después que Clemens le había ayudado a conseguir el puesto de coach asistente de entrenamiento físico, y que en el Bronx recibía dos cheques: uno del equipo y otro de Clemens.

En medio de la temporada del 2000, se alega que Clemens volvió a usar esteroides-posiblemente como forma de evitar cansarse en la segunda mitad de cada temporada, ya que a su edad era más difícil retener la fuerza.

McNamee testificó que le inyectó al derecho en el glúteo de cuatro a seis veces con testosterona obtenida del empleado del clubhouse de los Mets, Kira Radomski. Mcnamee también empezó a inyectarle la HCH a Clemens, de cuatro a seis veces luego de explicarle los potenciales beneficios y riesgos de su uso.

En cada ocasión, McNamee dijo que hizo las inyecciones en el apartamento de Clemens en Nueva York. En agosto del 2001, mientras lanzaba todavía por los Yankees, Clemens le dijo a McNamee que estaba listo para volver a tomar esteroides, recibiendo inyecciones de Sustanon o Dece-Durabolin en cuatro o cinco ocasiones en su apartamento. McNamee dijo que a Clemens no le gustaba la HCH porque no le gustaba "la inyección en el ombligo".

La relación entre Clemens y McNamee, en torno a las sustancias para aumentar el rendimiento, terminó con el despido de McNamee de parte de los Yankees después de la temporada del 2001, según el Informe. Después de la campaña del 2001, Clemens recibió su sexto Cy Young de la Liga Americana.

McNamee dijo que no tenía más conocimientos del uso o no de Clemens después del 2001, aunque continuaron entrenando juntos hasta tan reciente como mayo del 2007, cuando Clemens entrenó en la Universidad de Kentucky mientras se preparaba para volver a las Grandes Ligas con los Yankees.

El equipo de Mitchell le solicitó a Clemens que diera su versión de lo expuesto por McNamee, y según el Informe, no quiso. El abogado de Clemens protestó la inclusión del nombre de su cliente, diciendo que ahora que el Informe se ha dado a conocer, Clemens tiene pocas posibilidades de defenderse.

"Le tengo mucho respeto al Senador Mitchell", dijo Hardin. "Creo que un vistazo general a este problema en el béisbol era una idea excelente. Pero con todo respeto planteo que es bien injusto incluir el nombre de Roger en este Informe. No le queda ninguna forma de luchar contra las alegaciones que él califica como falsas."

No ha sido acusado de nada en la justicia, ni será acusado; sin embargo, está siendo enjuiciado en el tribunal de la opinión pública, sin recurso alguno. Eso está mal."

Clemens terminó la temporada del 2007 con 6-6 y efectividad de 4.18 en 18 partidos (17 aperturas), luego de unirse a los Yankees en medio de la temporada. Hizo una apertura en los playoffs, lanzando apenas 2.1 innings contra los Indios, antes de abandonar el juego debido a lesiones.

Clemens es un agente libre actualmente, y su representante, Randy Hendricks, había dicho que su cliente pretendía proceder como si estuviera con planes de retirarse. Se esperaba que empezara a cumplir un compromiso de servicios personales con los Astros de Houston.

"Quiere decirle a la gente que no hizo esto", dijo Hardin sobre Clemens. "Y se siente mal por todos los que están involcrados."