Un pequeño frasco café que surgió en uno de los veranos más luminosos de las Grandes Ligas fue uno de los resquicios que dio paso a uno de los días más sombríos en el béisbol.

Durante la competencia de cuadrangulares entre Mark McGwire y Sammy Sosa en 1998, el periodista Steve Wilstein de Associated Press reparó en el frasco -- píldoras con la etiqueta de Androstenedione (Androstenediona) en el armario de McGwire.

"El consiguiente despacho de AP propició un escrutinio renovado sobre el uso de 'andro' y de otras sustancias entre jugadores de las mayores", expuso el Informe Mitchell, divulgado el jueves.

"Como se ha mencionado antes, el comisionado (Bud) Selig y otros en el béisbol han dicho que este incidente más que otro los llevó a concentrarse en el uso de las sustancias que mejoran el rendimiento físico como un problema posible".

La "Andro" es un precursor de esteroide que fue prohibido por la ley federal de Estados Unidos en el 2004.

En 1999, McGwire dijo que había dejado de tomar la "andro" antes de que empezara la temporada.

"Me cansé de ver mi nombre asociado a eso", expresó entonces. "Me cansé de oír que menores de edad la toman".