BALTIMORE -- Los Orioles de Baltimore, uno de los clubes más golpeados por el informe Mitchell, emitieron el sábado un comunicado en el que pidieron que se realicen pruebas antidopaje más severas pero exhortaron al público a no juzgar a los peloteros con base en "alegatos sin sustento".

Diecinueve jugadores actuales o anteriores de los Orioles fueron mencionados en el reporte, por el consumo supuesto de drogas ilegales para mejorar el desempeño, incluyendo el dominicano Miguel Tejada y Brian Roberts, electos para el Juego de Estrellas.

Tejada fue cedido a los Astros de Houston, el miércoles, un día antes de que el informe fuera publicado. Roberts sigue en la organización de los Orioles.

Otro pelotero actual de Baltimore, Jay Gibbons, fue suspendido por los primeros 15 días de la temporada del 2008, luego que se determinó que recibió hormonas del crecimiento humano después de enero del 2005, cuando la sustancia fue prohibida por las Grandes Ligas.

Gibbons aceptó su responsabilidad y se disculpó.

Larry Bigbie, un ex compañero, dijo a los investigadores que Roberts le confesó en el 2004 "que se había inyectado esteroides una o dos veces en el 2003". Bigbie admitió también que utilizó esteroides.

"Los Orioles advierten a los observadores que no caigan en la tentación de aceptar juicios colectivos con base en alegatos sin sustento", señala el comunicado. "Los Orioles creen que cada jugador de las Grandes Ligas debe ser tratado en forma individual, que no debe considerársele responsable por mera asociación y que es inocente de cualquier conducta indebida hasta que se demuestre lo contrario más allá de una duda razonable".

Las sospechas de dopaje han apuntado desde hace tiempo a Baltimore. El cubano Rafael Palmeiro fue suspendido del club en agosto del 2005, después de dar positivo de esteroides. Palmeiro ha sugerido que recibió una inyección contaminada de vitamina B12, de parte de Tejada.