NUEVA YORK -- Aunque la reacción del congreso al informe de George Mitchell fue inmediata, una audiencia con el senador de los Estados Unidos por el estado de Maine que se iba a realizar la próxima semana, ha sido aplazada hasta el 15 de enero.

Mitchell, el comisionado Bud Selig y Don Fehr, el director ejecutivo del Sindicato de Jugadores de Grandes Ligas, todos están invitados y han acordado aparecer ante el comité el próximo mes.

El presidente del comité Henry Waxman y el miembro de alto rango en la minoría Tom Davis dijeron, "esperamos escuchar sus testimonios para ver si se adoptarán las recomendaciones del Informe Mitchell y si otras medidas serán necesarias." Añadieron, "Queremos elogiar al comisionado Selig por autorizar esta investigación y agradecerle al senador Mitchell por su dedicación a este esfuerzo."

El Informe Mitchell ofrece 19 recomendaciones para reforzar la actual poliza antidrogas en tres áreas: investigación, educación y el mejorar las pruebas para detectar drogas. Solamente seis de ellas -- todas en la sección de examenes de drogas -- deben ser negociadas colectivamente por el sindicato.

En su declaración después que el Informe Mitchell fue dado a conocer, Selig dijo que "le daba la bienvenida" a esas recomendaciones y que tratará implementar todas las que se puedan lo más pronto posible.

Un vocero del comité dijo que Mitchell había aceptado la invitación y que Fehr había dicho que cooperaría si una audiencia se realiza. Pero según la Major League Baseball, Selig ya tenía un compromiso en su calendario, en donde aceptará un premio en Cleveland la próxima semana.

Davis y Waxman supervisan el comité que comenzó la ya famosa audiencia en marzo del 2005, en donde los jugadores Mark McGwire, el dominicano Sammy Sosa, el cubano Rafael Palmeiro, Curt Schilling, el cubano José Canseco y Frank Thomas fueron citados por el gobierno para aparecer, junto a ejecutivos de las Grandes Ligas, que incluyeron a Selig.

La audiencia que duró todo un día causó que la MLB y el sindicato abrieran por segunda vez la poliza contra drogas en el deporte, principalmente para reforzar los castigos a los peloteros que usen drogas para mejorar el rendimiento.

La presión del congreso fue una de las principales razones por la que Selig comisionó a Mitchell y a su comité, encargándolos con la investigacón de la era de los esteroides en el béisbol, lo cual resultó en su informe de 311 páginas.