LAUSANA, Suiza -- La federación internacional de béisbol contrató a un nuevo director para su programa antidopaje como parte de su campaña para regresar a las olimpiadas.

Nicki Vance es un australiano con casi 20 años de experiencia en la materia, incluyendo una estadía de un año en la Agencia Mundial Antidopaje.

El presidente de la federación Harvey Schiller dijo que el organismo necesitaba contar a tiempo completo con un especialista sobre el dopaje rumbo a los Juegos Olímpicos de Beijing 2008.

"Nuestra meta es establecer una posición de liderazgo en la educación y las pruebas para eliminar el uso de drogas para mejorar el rendimiento en el deporte", dijo Schiller en un comunicado.

La contratación se produce después de la publicación la semana pasada del informe Mitchell sobre el uso de esteroides y otras sustancias en el béisbol de Grandes Ligas.

"Como muchos deportes que están en el programa olímpico, las ligas profesionales no están bajo el control de la federación", indicó Schiller.

El problema del dopaje en el béisbol profesional, y la falta de pruebas rigurosas y de castigos severos para los usuarios de drogas, fue una de las razones para excluir al béisbol del programa olímpico después de Beijing.