NUEVA YORK -- Roger Clemens negó las denuncias de un ex preparador físico de que consumió sustancias para mejorar el rendimiento, al afirmar que ese tipo de drogas representan un "atajo peligroso y destructivo que ningún atleta debe tomar".

Las denuncias contra el pitcher, galardonado siete veces con el premio Cy Young, fueron hechas por Brian McNamee y se divulgaron la semana en el informe elaborado por el ex senador George Mitchell. Según el informe, McNamee dijo que le inyectó esteroides a Clemens en 1998 cuando pertenecía a los Azulejos de Toronto, además de esa sustancia y la hormona de crecimiento humano en 2000 y 2001 con los Yanquis de Nueva York.

"Quiero dejarlo bien claro: no consumí esteroides, hormona de crecimiento humano o cualquier otro tipo de sustancia prohibida en ningún momento de mi carrera como beisbolista, ni en mi vida", afirmó Clemens, según un comunicado difundido el martes por su agente Randy Hendricks.

"Esas sustancias representan "un atajo peligroso y destructivo que ningún atleta debe tomar", agregó.

"Estoy decepcionado que, aparentemente, mis 25 años de vida pública no me han permitido ganarme el beneficio de la duda, pero entiendo que el informe del senador Mitchell ha suscitado varias interrogantes. Planeo salir al paso a esas interrogantes en el momento apropiado y de la manera apropiada. De momento sólo pido que la gente no saque conclusiones a la carrera".

Otro cliente de McNamee y pitcher de los Yanquis, Andy Pettitte, admitió la semana pasada que consumió la hormona en dos ocasiones para recuperarse de una lesión en 2002. Mitchell dijo que McNamee le informó que entre dos o cuatro veces ese año le inyectó la sustancia a Pettitte.

"El (McNamee) afirma que toda la información que le dio al senador Mitchell es correcta", dijo el abogado de McNamee, Ed Ward.

Mitchell no comentó al respecto.

No fue hasta septiembre de 2002 cuando se prohibió el consumo de esteroides. La hormona fue incluida en la lista de sustancias prohibidas en enero de 2005.