NUEVA YORK -- Los cubanos José Canseco, Rafael Palmeiro y David Seguí, así como el dominicano Gerónimo Berroa, se encuentran entre nueve peloteros acusados de dopaje por el ex lanzador Jason Grimsley en una declaración jurada de un agente federal dada a conocer el jueves.

El nombre de Roger Clemens no apareció, a pesar de que un informe publicado el año pasado sí hablaba sobre él. Sin embargo, fue mencionado varias veces en el informe Mitchell sobre dopaje en el béisbol publicado la semana pasada.

Grimsley acusó a Canseco, a Berroa, a Lenny Dykstra y a Glenallen Hill de consumir esteroides. También acusó a Chuck Knoblauch de emplear hormona de crecimiento humano; a Seguí y a Allen Watson de usar sustancias para mejorar el rendimiento; y a Palmeiro y a Pete Incaviglia de ingerir anfetaminas, de acuerdo con la declaración de Jeff Novitzky, agente especial del Servicio de Recaudación Interna (IRS, por sus siglas en inglés).

Todos salvo Incaviglia, Berroa y Watson fueron mencionados la semana pasada en el informe Mitchell, elaborado por George Mitchell, ex líder de la mayoría republicana en el Senado.

Ante la solicitud de fiscales federales, un juez en Phoenix dio a conocer la declaración jurada de 20 páginas firmada por Novitzky en mayo del 2006 y empleada para obtener una orden de allanamiento para la casa de Grimsley en Scottsdale, Arizona.

Cuando la declaración jurada fue dada a conocer por primera vez en junio del 2006, los nombres de los jugadores estaban tachados. The Associated Press le pidió a un magistrado federal que diera a conocer la declaración completa, pero dicha solicitud fue denegada en julio del 2007.

En octubre del 2006, el diario Los Angeles Times reportó que los nombres de Clemens, Andy Pettitte, el dominicano Miguel Tejada, Brian Roberts y Jay Gibbons estaban entre los tachados. El nombre de Tejada fue mencionado cuando Grimsley describió una conversación que tuvo con tres peloteros de los Orioles --Palmeiro, el dominicano Sammy Sosa y Tejada-- sobre cómo jugarían después de que el béisbol prohibiera las anfetaminas. Seguí dijo el año pasado que su nombre estaba en la declaración jurada.

Justo después de que se publicara el reporte del periódico, Kevin Ryan, en ese entonces fiscal federal en San Francisco, dijo que contenía "inexactitudes significativas".

El Times indicó el jueves que publicará una corrección en la edición del viernes.

"Reconocemos las inexactitudes en el reporte y lamentamos profundamente el error", dijo Stephan Pechdimaldji, portavoz del Times.

Los investigadores en el caso de los laboratorios BALCO en San Francisco dijeron el año pasado que Grimsley cooperó en un principio con su pesquisa, pero que luego dejó de hacerlo. Las autoridades rastrearon un paquete que contenía hormona de crecimiento humano hasta la casa de Grimsley en abril del 2006 y allanaron la vivienda en junio.

Un día después de la redada, el lanzador, que pasó 15 años en las Grandes Ligas, le pidió a los Diamondbacks de Arizona que lo dejaran ir. Desde entonces no ha vuelto a subirse a un montículo en las mayores.

Grimsley, Canseco, Knoblauch, Watson y Hill jugaron con los Yanquis de Nueva York en el 2000.