Tanto nadar para morir ahogados en la orilla. Así se puede resumir el andar de los Angelinos de Los Angeles desde que en 2002 se consagraron por primera y única vez como campeones de la Serie Mundial.

Primeros en la División Oeste de la Liga Americana en tres de las pasadas cuatro temporadas, los Angelinos sólo saben de frustraciones en el mes de octubre, casi siempre eliminados a las primeras de cambio en los playoffs.

En buena medida, el problema de los Angelinos ha radicado en que reiteradamente han afrontado la postemporada sin estar al máximo de su potencial por culpa de lesiones.

Mejor ejemplo no pudo ser la frustración del año pasado. Gente como Vladimir Guerrero y Garret Anderson no estaban al ciento por ciento de sus condiciones físicas, y el resultado fue una barrida de tres juegos ante los Medias Rojas de Boston en la primera ronda.

Con filosofía precavida, los Angelinos decidieron reforzarse en todas sus líneas al extremo que hay sobrantes de lujo en la rotación abridora y los jardines.

Todo esto sin sumar un importante contingente de prospectos que podría ser útil para eventuales adquisiciones a mitad de temporada.

El dueño Arte Moreno no ha escatimado en recursos para armar el equipo más completo posible y pregona que esta vez sí podrán ir más lejos.

"Lo primero es ganar tu división ... Después hay que estar preparados para una serie corta", afirmó Moreno. "Yo pienso que ahora sí estamos listos para los playoffs".

La abundancia de talento se nota más en los jardines, particularmente en el central. Aunque ya tenían a uno fijo en Gary Matthews Jr., los Angelinos contrataron Torii Hunter, uno de los agentes libres más cotizados.

En los papeles, Hunter (.287, 28 jonrones y 107 impulsadas con Minnesota), Vladimir Guerrero y Garret Anderson son los tres titulares. Pero, ¿qué van a hacer con Matthews? ¿y Juan Rivera? ¿qué tal Reggie Willits?

Pero los Angelinos no quieren dejar a ninguno de esos maderos sin hacer nada, y es por eso que la tarea de bateador designado se presta idealmente para hacer rotaciones.

El piloto Mike Scioscia ya dijo que contempla utilizar más a Guerrero como designado por más que el dominicano tenga uno de los mejores brazos para sacar corredores.

Y no será el único. Matthews, Anderson (.297, 16, 80) y hasta el venezolano Rivera podrían ser empleados de esa manera.

"Será una buena herramienta para darle descanso a varios de ellos", dijo Scioscia.

Guerrero no es ningún extraño en ese papel. A raíz de lesiones, el jardinero derecho estuvo como designado en 41 juegos el año pasado, incluyendo 17 en septiembre, aportando 10 de sus 27 jonrones y 36 de sus 125 remolcadas en ese puesto.

Rivera, quien por una fractura en la pierna izquierda jugó poco el año pasado, se perfila igualmente como designado y hasta podría ver acción en la inicial. Tampoco pueden dejar inútil a Willits, quien viene de una campaña de novato con promedio de .293 y 27 bases robadas.

Algo similar ocurre en el montículo. El equipo ya tenía una rotación de cinco brazos, pero igual obtuvieron a Jon Garland mediante un canje con los Medias Blancas de Chicago por el torpedero colombiano Orlando Cabrera.

La adquisición terminó siendo más que atinada, luego que el venezolano Kelvim Escobar, ganador de 18 juegos el año pasado, se verá limitado el inicio de la campaña por una molestia en el codo.

"En otros años, si Kelvim Escobar se lesionaba, pues eso significaba un problema", comentó Moreno.

Los derechos John Lackey (19-9, 3.01), Garland (10-13, 4.23) Jered Weaver (13-7, 3.91) y el dominicano Ervin Santana (7-14, 5.76) coparían en ese orden los primeros cuatro puestos de la rotación abridora, dejando al zurdo Joe Saunders (8-5, 4.44) como el quinto.

El bullpen redondea lo que a primera vista luce como un cuerpo de lanzadores completo.

Aunque Francisco Rodríguez malogró seis rescates y su promedio de efectividad de 2.81 fue el más alto desde 2003, nadie duda que el venezolano está entre los mejores taponeros de las mayores. Rodríguez acumula 132 rescates en las últimas tres campañas, y tiene como ayuda a un grupo que incluye a Scot Shields y Justin Speier.

En el resto de la alineación, Scioscia podría acabar alternando al prospecto dominicano Erick Aybar y al venezolano Maicer Izturis (.289 y 51 impulsadas en 102 juegos) como torpederos tras la salida de Cabrera.

También habrá repartición de tareas en la receptoría entre Mike Napoli (.247, 10, 34) y Jeff Mathis (.211, 4, 23).

El resto del cuadro interior estará conformado por Casey Kotchman (.296, 11, 68) en la inicial, Howie Kendrick (.322 en 88 juegos) en la intermedia y el veloz primer bate Chone Figgins (.330 y 41 robos en 115 partidos) como antesalista.