WASHINGTON - El Presidente George W. Bush recibió a los Medias Rojas de Boston en la Casa Blanca para felicitarlos por su título de la Serie Mundial, y hubo muchos fanáticos del equipo presentes.

El manager Terry Francona, los jugadores y los coaches, más empleados del equipo fueron acompañados del principal dueño del club, John Henry, y los altos ejecutivos Tom Werner y Larry Lucchino.

Los Medias Rojas tomaron un pequeño descanso de sus entrenamientos de primavera para viajar a Washington y reunirse con el Presidente Bush, tal como lo hicieron en el 2005 luego de ganar la corona del año anterior.

Mientras el dominicano David Ortiz sostenía el trofeo de campeones, el capitán del equipo, Jason Varitek, le dio al primer mandatario un jersey de los Medias Rojas con "Bush 07" en la espalda.