PORT ST. LUCIE, Fla. - Aparentemente sin saber que un tercer acto de "El Duque en Exhibición" estaba por venir, el gerente general Omar Minaya partió de donde había presenciado los dos actos anteriores. Minaya caminó por entre las gradas directamente detrás del dugout, siempre hablando en español con el lanzador cubano quien todavía se encontraba en el terreno de juego. Luego de terminar la plática, el gerente general de los Mets dio su opinión de lo que vio.

"Bien, muy bien", exclamó Minaya. El Duque había hecho 60 lanzamientos desde el montículo a bateadores de Ligas Menores en el estadio bajo condiciones simuladas de juego.

Después de esa sesión, Hernández dijo que el próximo paso esta pretemporada sería lanzar en un partido de exhibición genuino en contra de jugadores vestidos como oponentes.

Hernández dijo sentirse bien físicamente tras la sesión de lanzamientos. El manager Willie Randolph se mostró complacido con lo que había visto de El Duque. Y la postura de los Mets en este caso es que todo marchaba sobre ruedas.

Pero dos jugadores que habían asomado su cabeza desde una de las puertas del clubhouse hacia el dugout lo suficiente como para observar al menos una docena de lanzamientos parecieron no estar de acuerdo con lo que escucharon.

"Esos lanzamientos no son los de El Duque", exclamó uno de ellos. "No parece ser el mismo lanzador de antes".

Estos jugadores son admiradores de El Duque, peloteros quienes disfrutan ver al veterano cubano lanzar de la forma que a él le gusta y esperan verlo en acción al inicio de la temporada.

Pero también estaban preoucupados. A menos de tres semanas de iniciar la campaña regular la incertidumbre persiste. Aunque ese no es el principal problema, ya que los Mets pueden iniciar la temporada sin contar con un quinto abridor y aguantar hasta la tercera semana de la campaña, y Mike Pelfrey está más que dispuesto a asumir ese puesto que oficialmente todavía pertenece a Hernández.

Hasta ahora la principal preocupación de los Mets es la edad de El Duque - calquiera que esta sea - ya que pudiera ser factor para que el cubano no mejore y recupere su nivel y efectividad en todos sus lanzamientos. Eso sin contar su velocidad.

Si en verdad sus lanzamientos no fueron los mismos en esa sesión simulada, Hernández prefirió no decirlo. En 10 maneras diferentes y en tres idiomas distintos - inglés, español y el corporal - El Duque dio a entender que estaba complacido con los resultados. "Todo está bien, estoy contento", comentó. "Todo mundo está feliz".

Si la velocidad de sus lanzamientos ya no era la misma, El Duque dijo que no lo había notado. De hecho nadie pudo haberse dado cuenta con tanta certeza debido a que no se utlizó un radar para marcar la velocidad.

Hernández, quien lanzó para la selección cubana de béisbol, así como para los Yankees, White Sox y Diamondbacks - dijo que "espero tener 30 salidas esta temporada".

La realidad es que El Duque, cuya edad real se desconoce, a lo largo de nueve años en Grandes Ligas ha hecho más de 29 salidas sólo una vez -- 33 en 1999. El año pasado tuvo 24 aperturas.

Con 25 salidas esta temporada los Mets quedarían más que complacidos con el veterano. En este momento, la incógnita sería cuándo El Duque estaría listo para hacer su primera salida en 2008.