FORT MYERS, Florida -- Los Medias Rojas de Boston amagaron el miércoles con boicotear su último juego de pretemporada en Florida, pero al final lo terminaron jugando tras resolver un conflicto sobre el pago de un estipendio a sus coaches para la serie inaugural de la campaña regular en Japón.

El juego contra Toronto arrancó una hora tarde, luego que el equipo votó de manera unánime para no disputar la exhibición o viajar a Tokio.

Tomaron la decisión tras enterarse que los entrenadores y ayudantes no iban a recibir un pago de 40.000 dólares por el viaje. Los jugadores indicaron que creían que el pago formaba parte del acuerdo.

"Todos los involucrados con el viaje serán compensados de manera justa", señaló Rich Levin, portavoz de las Grandes Ligas.

John Blake, encargado de prensa de los Medias Rojas, no aclaró cómo se resolvió el conflicto. "Vamos a Japón", dijo.

Los Medias Rojas se despidieron con una derrota 4-3 ante los Azulejos, en un juego en el que su relevista japonés Hideki Okajima fue la víctima de las cuatro carreras de Toronto en el octavo inning.

Previamente, el tercera base puertorriqueño Mike Lowell y el catcher Jason Varitek dijeron que el equipo no iba a jugar el miércoles o embarcarse para el vuelo a menos que las Grandes Ligas aceptaran pagar el estipendio a los coaches y ayudantes.

Los actuales campeones de la Serie Mundial se medirán la semana próxima contra los Atléticos de Oakland en Tokio.

Varitek afirmó que los jugadores sintieron que era necesario adoptar una posición firme a favor de sus coaches y ayudantes: "Ellos son nuestro pilares", dijo.