NUEVA YORK (AP) -- El puertorriqueño Jorge Posada estaba de pie frente a su casillero el viernes con su hombro derecho vendado luego de un tratamiento.

La buena noticia es que el receptor de los Yankees de Nueva York no necesitó una cirugía ahora. La mala noticia es que estará fuera de acción durante al menos cinco semanas.

"Pensé que iba a tener que someterme a una cirugía. Tendremos que mirar esa opción probablemente luego de la temporada", señaló Posada antes del juego del viernes por la noche contra los Marineros de Seattle.

Posada piensa que se lastimó el hombro como resultado de haberlo forzado más durante el entrenamiento de primavera, a fin de soportar mejor un dolor muscular en el costado derecho, una lesión que le ocasionó ser retirado de la alineación titular el 7 de marzo.

El médico de los Yankees, Stuart Hershon, examinó esta semana al pelotero de 36 años, así como el ortopedista James Andrews y el director médico de los Mets de Nueva, David Altchek.

Además el médico de los Rojos de Cincinnati, Timothy Kremchek, especialista en hombro, revisó el viernes los análisis del boricua.

Posada dijo que tiene inflamación del mango rotor del hombro y que "todos los doctores estuvieron de acuerdo en que sólo necesita descanso".

El último juego de Posada fue el sábado en Cleveland y el cinco veces participante en el Juego de Estrellas está en la lista de incapacitados por primera vez en su carrera. Es atendido con calor y hielo.

"Estamos hablando de estar dos semanas sin lanzar y ver cómo estamos a partir de eso", señaló el manager Joe Girardi. "Si todo sale bien hasta ese punto, pienso que probablemente serán dos semanas para fortalecer el brazo con lanzamientos, y entonces comenzaremos a pensar en algunos juegos".

Posada podría estar atrás del plato sólo aproximadamente cinco entradas al principio, cuando regrese de un paro forzoso de un mes, agregó Girardi, así que necesitaría una tarea de rehabilitación antes de reincorporarse a los Yankees.

El equipo también extraña a su tercera base titular Alex Rodríguez, con una lesión del muslo derecho, y al lanzador Phil Hughes, quien se fracturó una costilla.