NUEVA YORK -- Tim Lincecum debió ser hospitalizado el martes por síntomas de una gripe, y el pitcher de los Gigantes de San Francisco se iba a perder su primer Juego de Estrellas.

Lincecum fue trasladado de su hotel a un hospital de Manhattan tras sentirse mal durante el día, informó Katy Feeney, vicepresidente de las Grandes Ligas.

El derecho no estuvo en su armario en el clubhouse del equipo de la Liga Nacional, situado entre Ben Sheets y el dominicano Edinson Vólquez, cuando faltaban dos horas y media para el primer lanzamiento. Su camiseta y gorro de los Gigantes estaban colgadas en un gancho cuando sus compañeros se disponían a participar de la práctica de bateo.

"Creo que fue algo que le dio esta mañana", dijo Brian Wilson, relevista de los Gigantes.

De 24 años, Lincecum tiene récord de 11-2 en su segunda campaña con los Gigantes y lidera las mayores con 135 ponches. Su efectividad de 2.57 es la cuarta mejor entre los abridores.