CHICAGO -- Si había alguna posibilidad de que los Rays sufrieran pánico escénico durante su primera participación en la postemporada, los jugadores se encargaron de conjurarla incluso en el festejo.

Los Rays corrieron hacia el montículo, formaron un círculo y saltaron juntos, recordando a los equipos que tienen experiencia en los playoffs.

Tampa Bay, que tuvo la peor foja de las Grandes Ligas en la campaña anterior, venció el lunes por 6-2 a los Medias Blancas de Chicago, y avanzó a la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

"Esto significa todo para nosotros. Estuvimos en el fondo durante mucho tiempo", dijo B.J. Upton. "Creo que hubo un momento en que la gente no sabía siquiera quiénes éramos".

Ahora, todos hablan de los asombrosos Rays.

Upton disparó dos jonrones, Andy Sonnanstine tuvo una faena destacada de cinco entradas y dos tercios, y los asombrosos Rays ganaron por 3-1 la serie, en su primera participación dentro de los playoffs.

A partir del viernes, Tampa enfrentará en la Serie de Campeonato a los Medias Rojas de Boston, que eliminaron también el lunes a los Angelinos de Los Angeles.

"Sentimos que nos merecemos esto y lo estamos demostrando", dijo Upton. "Como dijo (el dominicano) Carlos (Peña), somos como una fraternidad. Y estamos unidos todo el tiempo, sin importar lo que ocurra. Mientras mantengamos esa actitud y sigamos jugando como equipo y hagamos esas pequeñas cosas para ganar, no creo que haya motivo por el que no podamos ser campeones".

Luego de salvarse varias veces de la eliminación y de ganar un juego para dirimir al campeón de la División Central de la Liga Americana, los Medias Blancas sucumbieron finalmente.

"Ellos jugaron mejor que nosotros, sin duda. Lanzaron mejor, ejecutaron mejor las jugadas y batearon oportunamente", dijo el manager venezolano de los Medias Blancas, Ozzie Guillén. "Hicieron un trabajo tremendo".

La derrota borró la esperanza de Chicago, de tener un equipo campeón. Hace apenas unos días, muchos aficionados locales pensaban que los dos equipos de Chicago, los Cachorros y los Medias Blancas se enfrentarían en la Serie Mundial.

Pero los Cachorros fueron barridos por los Dodgers de Los Angeles y ahora los dos equipos de la Ciudad de los Vientos están eliminados.

Upton, el segundo bateador del encuentro, pegó un jonrón entre el jardín izquierdo y el central, para poner adelante a los Rays. Volvió a batear profundo en el tercer acto, con cuenta llena ante Gavin Floyd, para volarse la cerca del jardín central.

Así, los Rays tomaron una ventaja de dos carreras.

Tampa Bay, que nunca había logrado más de 70 triunfos en una campaña, durante sus 11 temporadas de historia, sufrió 96 derrotas el año pasado. Ahora, sumó 97 triunfos, rebasando a los Medias Rojas de Boston y a los Yankees de Nueva York -- equipos de nóminas multimillonarias -- para ganar la División Este.

"Para el béisbol es muy bueno que gane un equipo como Tampa", dijo Jerry Reinsdorf, dueño de los Medias Blancas. "Es malo que nos hayan vencido, pero esto es muy bueno para este deporte".

Los Rays ganaron todo el año gracias al aporte de sus jóvenes talentos, y a un pitcheo mejorado. Sonnanstine, quien lanzó una blanqueada en tres hits contra los Medias Blancas en abril, dejó atrás un bache en el que se metió al final de la campaña. No ganó en sus últimas siete aperturas.

Esta vez toleró dos carreras y tres hits antes de ser relevado por J.P. Howell. Gant Balfour completó la labor de cuatro inatrapables, y ponchó a Ken Griffey Jr., para poner fin al encuentro.

Por los Rays, los dominicanos Carlos Peña de 4-3 con dos impulsadas, Willy Aybar de 2-0. El venezolano Dioner Navarro de 4-1 con una empujada.

Por los Medias Blancas el colombiano Orlando Cabrera de 4-0. El cubano Alexei Ramírez de 3-1. El dominicano Juan Uribe de 3-0.