(Cliff Welch/MiLB.com)

SAN LUIS - Los Yankees de Nueva York se caracterizan siempre por contar con un alto nivel de talento a nivel de Grandes Ligas, y la receptoría no es la excepción.

Con los boricuas Jorge Posada y José Molina, más el venezolano Francisco Cervelli, quien impresionó a todos en su estadía con el equipo grande en el 2009, los Mulos se ven fuertes detrás del plato.

Pero además del presente, el futuro se ve brillante para Nueva York en la receptoría, gracias al joven venezolano Jesús Montero, convocado al Juego de las Futuras Estrellas en el Equipo del Mundo por segundo año consecutivo. "Esto es grande, me siento muy tranquilo", dijo Montero, cuyo desarrollo en el sistema de los Yankees ha seguido a buen ritmo.

"He mejorado mucho en la parte del bate, y también con el cacheo", dijo Montero, quien batea para un promedio robusto de .330 en 77 partidos entre la Clase A Tampa de la Liga Estatal de la Florida y la Liga del Este con el Doble-A Trenton Thunder, con un total de 13 jonrones y 52 empujadas en 288 turnos al bate. "Me he sentido muy cómodo, he agarrado mucha confianza en el plato."

De hecho, como lo es con tantos prospectos jóvenes, Montero sigue trabajando para mejorar su paciencia al bate.

"He aprendido más sobre el pitcheo, sobre cómo se manejan los lanzadores", dijo el jugador de 19 años de edad. "Ya siento que me puesto más inteligente en el home plate".

Dicha mejoría es otra señal de que Montero podría hacerse sentir en la Gran Carpa en un futuro cercano, ya que en el 2008 el venezolano encabezó el sistema de liga menor de los Yankees en promedio, hits y empujadas, y fue cuarto en jonrones.

Del lado defensivo, el catcher reiteró la orientación que ha recibido de dos instructores muy importantes en la organización de los Yankees, el dominicano Henry Mercedes y el panameño Julio Mosquera. "Esos mismos coaches me siguen ayudando, siguen encima de mí, y me he desarrollado mucho (detrás del plato) este año."

Ahora mismo los Yankees se encuentran en una lucha recia por la clasificación en la Liga Americana-en su propia división con los Medias Rojas y los Rays, y en la liga en general por el comodín-y por supuesto mucho se especulará sobre cuáles prospectos podrían ofrecer por algún refuerzo antes del 31 de este mes. Ante la posibilidad de ser una pieza ofrecida en un cambio, Montero se expresa filosófico, pero firme en algo.

"Quiero mi oportunidad (de jugar en las mayores), pero la verdad es que mi sueño siempre ha sido jugar con los Yankees", dijo el receptor. "Quiero ser un Yankee pero estoy trabajando duro para estar en Grandes Ligas lo más pronto posible."