SAN LUIS -- Otro Juego de Estrellas, otro puertorriqueño detrás del plato. Y esta vez el encargado es el menor de una familia de receptores: Yadier Molina.

Desde 1989 siempre ha habido un boricua como catcher, un grupo de lujo que incluye a Iván Rodríguez, Sandy Alomar, Jorge Posada, Benito Santiago y Geovany Soto.

¿Algún secreto del por qué una isla con 4 millones de habitantes produce tantos receptores de calidad?

"Nacimos para eso", declaró Molina, quien el lunes cumplió los 27 años y al día siguiente se hará presente en el primer clásico de mitad de temporada de su ascendente carrera y frente a su fanaticada de los Cardenales de San Luis.

"De verdad es algo bien llamativo, uno no se imagina que tantos catchers puertorriqueños hayan jugado en Juegos de Estrellas", destacó Molina, el único boricua que estará en el juego. "Te hace sentir un orgullo muy grande, considerando que todos somos de una isla pequeña".

Yadier es el menor del trío de hermanos Molina que completan Bengie y José. Es el único trío de hermanos que ha ganado el título de la Serie Mundial.

Señaló que ninguno de sus hermanos expresó celo debido a que el más chico logró ser el primero en ser seleccionado para el Juego de Estrellas.

"Para nada. Los dos se pusieron muy contento, me llamaron para felicitarme. Somos muy buenos hermanos", dijo Yadier al describir el momento que recibió la noticia de su escogencia como titular en el equipo de la Liga Nacional.

José, quien juega para los Yanquis de Nueva York, estará en el Busch Stadium. Pero Bengie tuvo que quedarse en San Francisco debido a que su esposa está por dar a luz. También estará doña Gladys la madre.

El ausente será Benjamín Molina, el patriarca de la familia que falleció poco después del final de la temporada pasada cuando sufrió una apoplejía mientras enseñaba béisbol a niños en Puerto Rico.

"Será un día muy especial para mí", señaló Molina. "Mi madre ya está conmigo y José viene. Sólo faltará Bengie, pero va a tener un bebé ahora".

Yadier se ganó su prestigio por sus virtudes defensivas, que alcanzaron su pico el año pasado cuando se adjudicó el año pasado su primer Guante de Oro.

Se le tomaba con poco cuidado como bateador, pero eso está cambiando. De batear para .216 en 2006, subió un .304 en 2008 y ahora mismo registra .280. También acumula cinco jonrones y 30 carreras remolcadas.

Yadier atribuye su mejora como bateador a la experiencia que ha acumulado desde que debutó en 2004.

"Ha sido un largo proceso. Tenía 21 años cuando comencé y no tenía toda la experiencia. Ahora tengo más madurez y encaro mejor mis turnos", dijo.

Este Juego de Estrellas cierra un círculo de laureles que inició en 2006 cuando ganó el anillo de la Serie Mundial, pero no se da por satisfecho.

"La verdad que con esto lo completo todo, pero a la misma vez no quiere un sólo título", indicó. "Como Bernie Williams, tu quieres cinco, seis, muchos más. Para eso juegas, para ganar muchos anillos".