SAN LUIS - Entre la fanaticada de los Cardenales (y tal vez la de los Mets también), el batazo más famoso de Yadier Molina se produjo en el Juego 7 de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional del 2006, cuando dio cuadrangular en el noveno episodio para catapultar a San Luis a la Serie Mundial y eliminar a Nueva York.

Sin embargo, en aquellos tiempos el boricua era reconocido como gran catcher defensivo con poca ofensiva.

Eso ha cambiado, y con su desarrollo al bate Yadier fue convocado a su primer Juego de Estrellas en el 2009.

A qué se debe su mejoría con el bate en la mano del 2006 para acá?

La verdad es que han sido muchos años", dijo Molina. "Cuando subí estaba muy joven y no tenía la experiencia que tengo ahora. Cuando tienes la experiencia y te pones más maduro, las cosas van a salir mejor."

Nunca hubo duda alguna sobre la defensa de Molina, quien ganó el primero de lo que deben de ser muchos Guantes de Oro en su carrera.

Pero al momento de conectar su batazo decisivo contra los Mets en el 2006, año en que San Luis ganaría después la Serie Mundial, fue un logro bastante sorpresivo, ya que el nativo de Bayamón venía de una temporada regular de apenas .216 de promedio.

Sin embargo, desde entonces ha subido a .275 en el 2007, .304 el año pasado y en esta temporada lleva .280, con cinco cuadrangulares y 30 carreras empujadas.

"He trabajado mucho", dijo Molina sobre su mayor producción al bate. "Las personas en mi alrededor saben cómo yo trabajo."

Cuando los Cardenales le dieron el puesto de receptor titular a Molina para la temporada del 2005, muchos fans de aquí lamentaron la salida vía agencia libre del catcher titular anterior, Mike Matheny, quien había ayudado a los Cardenales a llegar a la Serie Mundial del 2004 (en la que fueron barridos por Boston).

"Es natural en este negocio", dijo el gerente general asistente de los Cardenales, John Abbamondi. "Siempre va a haber cambios. Y si sabes lo que haces, sabes cómo sustituir a la gente que se va.

"Nosotros teníamos muy buena opinión de Molina, y él ha cumplido con las expectativas."

Ahora aportando con el bate Molina-hermano de dos otros receptores de Grandes Ligas, Bengie y José-tiene valor para San Luis incalculable, y por eso se convirtió en el primero del trío de los Molina en ser convocado al Clásico de Media Temporada.

"Es un jugador completo, y ha mejorado tanto en los últimos dos años", dijo Abbamondi. "Siempre fue un buen bateador de contacto, y le fue bien en liga menor. Como organización teníamos la confianza de que llegara a batear, y ése ha sido el caso. Es una pieza crucial de este equipo. Su participación en el Juego de Estrellas es bien merecida."