(AP)

SAN LUIS -- La supremacía de la Liga Americana sobre la Nacional se prolongó otro año en el Juego de Estrellas al venir de atrás para imponerse el martes 4-3, en un clásico de verano en el que el relevista panameño Mariano Rivera estableció un récord con su cuarto rescate.

Un elevado de sacrificio de Adam Jones en el octavo inning produjo la carrera de un triunfo para la Americana, que no pierde en el duelo de mitad de temporada desde 1996 en Filadelfia.

Rivera, quien esta campaña se convirtió en el segundo relevista en la historia que alcanza los 500 rescates, retiró en fila los tres outs del noveno para quebrar la igualdad de salvamentos que compartía con Dennis Eckersley.

Diez veces seleccionado para el partido, el taponero de los Yanquis de Nueva York no ha permitido una sóla carrera limpia en ocho aparicions. El último out fue un elevado del dominicano Miguel Tejada a lo corto del bosque derecho y que fue atrapado por el intermedista Ben Zobrist.

"Es una experiencia fenomenal", declaró Rivera. "El crédito lo tiene mis compañeros que me dan la oportunidad para cerrar la puerta. Fue un partido interesante".

Fue el Juego de Estrellas más corto desde 1988 con una duración de 2 horas y 31 minutos.

El resultado en el Busch Stadium de San Luis calcó el del partido previo en el Yankee Stadium y con el mismo tipo de factura para la anotación decisiva, aunque esta vez a los nueve inings. El año pasado, un elevado de sacrificio de Michael Young a las 1.37 de la madrugada le dio a la Americana un triunfo de 4-3 en 15 capítulos.

Con un empate de por medio desde aquel triunfo hace 13 años, la racha sin perder de la Americana es la más larga en la historia.

Ahora, la Americana ha salido triunfante en los siete partidos disputados desde que se introdujo la novedad de que la liga victoriosa recibirá la ventaja de local en la Serie Mundial.

También se ha puesto más cerca de la Nacional en el historial de 80 ediciones del duelo. La ventaja del Viejo Circuito se redujo a 40 victorias, 38 derrotas y dos empates.

Con el juego empatado 3-3 y tras un out en la alta del octavo, Curtis Granderson conectó un triple por el bosque izquierdo ante el relevista Heath Bell. Luego que el manager de la Nacional Charlie Manuel ordenó un boleto intencional a Víctor Martínez, Jones elevó a lo profundo del derecho para impulsar al trote a Granderson.

Joe Nathan ponchó a Ryan Howard, quien le hizo un swing a un lanzamiento malo en cuenta de 2-2, para sofocar una amenaza de corredores en segunda y tercera y dos outs en el octavo.

La Americana se apoderó de la ventaja con un par de carreras en el primer inning y luego igualó con una quinta, después de que la Nacional remontó con tres en el segundo.

El partido tuvo al presidente estadounidense Barack Obama como encargado de efectuar el lanzamiento ceremonial de la primera bola, un tiro bajo que fue atrapado por el ídolo local Albert Pujols.

Pujols, quien tiene en la mira la Triple Corona de bateo, fue objeto de la ovación más sonora en la presentación de las casi 70 luminarias seleccionadas.

También se destacó un homenaje a Stan Musial, la leyenda de los Cardenales que le entregó a Obama la bola con la que hizo el lanzamiento.

La Americana tomó la delantera sin dilación cuando un error del dominicano Pujols abrió las puertas para un par de carreras.

El abridor por la Nacional fue Tim Lincecum, el prodigio de San Francisco que se perdió el juego del año pasado debido a que se enfermó el mismo día. Pero el derecho de 25 años se vio en apuros cuando de entrada Ichiro Suzuki le conectó un sencillo y Derek Jeter recibió un pelotazo.

Un out después, Pujols fildeó mal una roleta de Mark Teixeira para que entrara la primera carrera. Después de un sencillo de Jason Bay, Josh Hamilton produjo la segunda anotación con un roletazo en jugada de escogencia.

Pero el Viejo Circuito respondió con un racimo de tres anotaciones en el segundo cuando conectaron cuatro hits seguidos con dos outs frente a Roy Halladay, el as de Toronto que por primera vez abrió en un clásico de verano.

Halladay, centro de las miradas al considerársele como la ficha más apetecida en los próximos días en el mercado de canjes, sacó los cinco primeros outs en fila hasta que David Wright logró conectarle un sencillo en bombo. Shane Victorino siguió con otro sencillo y el puertorriqueño Yadier Molina deleitó a sus aficionados con un sencillo remolcador.

Fielder, ganador del derby de jonrones de la noche anterior, vino a batear por Linceum, y conectó un doble limpio por la raya del bosque izquierdo que adelantó a los suyos por 3-2.

Ryan Franklin y Dan Haran se sucedieron en el montículo al colgar ceros para mantener la ventaja, pero Clay Billingsley toleró un doblete de Joe Mauer que permitió a Jeter anotar su segunda carrera del juego e igualar la pizarra 3-3.

Tras su error en el primero, Pujols se redimió con tres engarzadas de lujo en los siguientes episodios.

Los relevos pasaron a dominar en ambos bandos. Mark Buehrle, Zach Greinke, Edwin Jackson y el venezolano Félix Hernández sacaron entradas impecables a partir del tercero por el equipo dirigido por Joe Maddon.

Por la Nacional, Trevor Hoffman y el dominicano Francisco Cordero siguieron la clínica de pitcheo al dominar en el sexto y séptimo, respectivamente.

La Americana y su relevista Jonathan Papelbon también se beneficiaron de una magnífica jugada defensiva de su jardinero Carl Crawford, quien le robó un jonrón a Brad Hawpe al brincar cerca del muro del izquierdo. Crawford fue también seleccionado como el jugador más valioso del partido al irse de 3-1.

Papelpon se acreditó la victoria, mientras que Bell cargó con la derrota.