(AP)

Los Yankees de los años 70 ganaron dos tres banderines al hilo y dos títulos de Serie Mundial en forma consecutiva, en medio de mucha discordia en el clubhouse.

Es difícil imaginar a muchos de los integrantes de esos equipos encajando en las ediciones modernas de los Mulos. Pero uno que sí hubiese podido triunfar en los Yankees de hace tres décadas es precisamente el capitán, Derek Jeter.

"Sin dudas hubiese encajado, porque es un pelotero que hace los sacrificios y hace lo que sea (para ganar)", dijo el ex infielder de los Mulos, Willie Randolph, quien fue jugador de Nueva York en los años 70 y 80, y luego coach en los Yankees en partes de las últimas dos décadas. "Lo que teníamos era un grupo de muchachos que sabía jugar este juego, sabían cómo ser buen compañero y cómo apoyarse uno al otro para hacer el trabajo de manera fundamental.

"Y Derek, para mí, aportaría en ese ambiente porque así juega. No es un pelotero que vaya a decir, 'Mírame a mí. Yo soy la estrella. Yo soy el hombre.' Sólo quiere encajar en un equipo y ganarte todos los días. No hay dudas de que hubiese encajado fácilmente en aquellos equipos."

Jeter se encuentra a solamente tres hits de Lou Gehrig por el primer lugar de todos los tiempos de Nueva York en hits conectados.

Mientras Jeter continúa acercándose a los 3,000 hits y un lugar en Cooperstown, Randolph se expresa algo sorprendido-no con lo mucho que ha logrado el torpedero desde sus días juntos como "estudiante" e instructor, sino con lo rápido que ha hecho tanto el capitán.

"Recuerdo que salía a cenar con él cuando era novato y le hablaba de lo que tenía que hacer para llegar a donde está ahora", dijo Randolph. "Obviamente estaba preparado para eso. Quizás sea que los años vayan volando, pero parece que lo ha hecho en un tiempo récord. Pero eso es porque es consistente, tiene la establidad ahí."

Jeter sigue en la segunda mitad de una brillante carrera que lo ha visto poner varias marcas ya en la franquicia de los Yankees, y es aparente que su lugar en la historia de los Mulos está bien seguro.

Además del récord de hits de Gehrig, ya Jeter tiene la mayor cantidad de sencillos (2,001), pelotazos recibidos (142) y turnos (8,573) en los Yankees para el 7 de septiembre.

En un futuro cercano, Jeter superará otros grandes nombres del equipo en otros departamentos. Le faltan 114 anotadas para igualar a Mickey Mantle (1,677, tercero en el club), ocho dobles para pasarle a Don Mattingly (442, tercero) y dos partidos jugados para igualar a Yogi Berra (2,116, tercero).

"Creo que probablemente está ahí mismo con todos", dijo el Salón de la Fama Rich "El Ganso" Gossage. "Ha tenido la longevidad como Yankee para hacer eso. Ha sido su capitán. Creo que la longevidad es la clave de los récords, sobre todo cuando se trata de alguien como Lou Gehrig.

"Ha sido constante. Creo que todo se reduce a la consistencia. Los números hablan por sí mismos."

De su parte David Cone, compañero de varios años de Jeter en el Bronx, cree que el torpedero merece ya su propio monumento detrás del jardín central del Yankee Stadium, junto a los demás colosales en la historia de los Mulos.

Si fuera por Cone, tanto Jeter como el cerrador panameño Mariano Rivera estaría ya inmortalizados como Yankees.

"Ahí hay dos que van directo para allá cuando terminen de jugar", dijo Cone. "Todo el mundo decía en los años 90 que no teníamos a ningún Salón de la Fama. Pues sí teníamos. Es que aún no lo sabíamos."

Para Gossage, Jeter ha sido crucial en todo lo que han logrado los Yankees desde que llegó a ser regular con los Mulos en 1996.

"Ha sido gran jugador en todos los sentidos", dijo el ex relevista. "Como gerente general, quisieras construir un equipo alrededor de alguien así."

Del lado ofensivo, Randolph sabe valorar la mentalidad de Jeter como primer o segundo bate, ya que el primero también lo fue como jugador.

"Ha perfeccionado su estilo al bate", dijo Randolph. "Algunos dirán, 'No batea para poder, gana mucho dinero para un bateador de sencillos', ¿pero sabes qué? Lo ha hecho de una manera que aún contribuye a las victorias, y ha sido consistente con eso todos los años.

"Existen los bateadores de poder, pero Derek es más de sencillos, alguien que juega una buena defensa y que aporta los intangibles que, para mí, son tan importantes como lo que habrían hecho (Joe) DiMaggio o Mantle. Los números hablan por sí mismos y más importante para mí, los anillos, los títulos hablan por sí mismos."