(AP)

MINNEAPOLIS -- Alex Rodríguez y el puertorriqueño Jorge Posada conectaron cuadrangulares solitarios en la séptima entrada ante Carl Pavano y llevaron a los Yanquis de Nueva York al derrotar el domingo por 4-1 a los Mellizos de Minnesota.

Con el triunfo, los Yanquis avanzaron a la serie por el campeonato de la Liga Americana por primera vez en cinco años al barrerle la serie de la primera ronda a los Mellizos y donde se verán las caras con los Angelinos de Los Angeles, que más temprano barrieron a los Medias Rojas de Boston.

Cobertura Completa de la Postemporada
El taponero panameño Mariano Rivera cerró el tercer partido de la serie --el último partido de béisbol que se jugará en el Metrodome-- para preservar la 15ta victoria en postemporada de Andy Pettitte, quien empató una marca.

El primer partido de la serie por el campeonato de la Liga Americana ante los Angelinos de Los Angeles será el viernes por la noche en el Yankee Stadium. Ambos equipos dividieron victorias y derrotas en la temporada, al terminar de 5-5.

Los Angelinos barrieron a Boston más temprano el domingo.

"Es emocionante. Estábamos muy decepcionados el año pasado, cuando nos fuimos a casa y los dueños nos consiguieron algunos peloteros estupendos, y salimos a jugar como un equipo, como un grupo de hermanos", indicó Rodríguez.

Este duelo clásico de lanzadores entre los ex compañeros de equipo Andy Pettitte y Carl Pavano terminó con otra victoria en primera ronda de playoffs para los Yanquis den el Metrodome. Los Yanquis también eliminaron a los Mellizos en su estadio en las temporadas del 2003 y 2004.

Pese al enorme éxito que han gozado durante toda esta década basando su juego en lo básico, los Mellizos vinieron a cometer gruesos errores en el peor momento: ante un equipo que encabezó las Grandes Ligas con 103 victorias y esos errores los hundieron.

Los Yanquis no son un equipo que permita que un oponente se salga con la suya al cometer errores en el recorrido de las bases, tal como le ocurrió al dominicano Carlos Gómez en el segundo partido, que le costó a los Mellizos una carrera.

Por su parte, Nick Punto desperdició un doblete en la octava entrada al no darse cuenta que el sencillo de Denard Span no iba a salir del cuadro al caer en manos de Derek Jeter y fue puesto out cuando intentaba regresar a la antesala. Gracias a ese out, se desperdició una oportunidad para que los Mellizos empataran el partido.

El resurgimiento de Pavano fue arruinado por Rodríguez, quien parece estarse reivindicando de varios fracasos en postemporada y por Posada, quien demostró que no fue demasiado orgulloso al manifestar públicamente que quería ser el titular en el segundo partido de la serie de campeonato.

Rodríguez bateó de 11-5 con dos jonrones y seis carreras producidas en esos tres partidos.

En tanto, Posada se quejó públicamente porque fue enviado a la banca a cambio del también puertorriqueño José Molina, quien trabajó el lunes con el serpentinero A.J. Burnett el viernes.

Posada le dio más espacio para trabajar al taponero Rivera con un sencillo productor en una ofensiva de dos anotaciones en la novena entrada ante los relevistas de Minnesota, mientras el público comenzó abandonar el Metrodome por última vez.

Los Mellizos se mudarán la temporada próxima a un estadio al aire libre.

Pettitte retiró en orden a 17 de los primeros 18 bateadores que enfrentó y dejó el partido a Joba Chamberlain con una ventaja de 2-1 y un out en la séptima entrada.

Pettitte igualó a John Smoltz con la marca de más victorias en postemporada.

La última victoria de Pettitte en postemporada había sido en la Serie Mundial del 2003 ante el mismo Pavano que jugaba para los Marlins de la Florida y que fueron los campeones en ese año.

Los Yanquis no habían experimentado esas alegrías desde el 2000, y la batería formada por Pettitte y Posada, el taponero Rivera y el capitán Jeter son los únicos sobrevivientes de la última vez que ganaron la Serie Mundial.

Rivera, 10 veces invitado al Juego de Estrellas, entró para sacar a Joe Mauer con una rola a bate partido para ponerle fin a la octava entrad y después de que los Mellizos desperdiciaron su oportunidad de anotarle a Phil Hughes gracias al error en las bases de Punto.

Rivera lanzó la novena entrada para llevarse el salvamento.

Los Mellizos dejaron a 26 corredores en las bases en los primeros dos partidos, entre ellos 17 en la derrota en 11 entradas en el segundo partido de la serie luego que no pudieron conseguir imparables oportunos.

Los Mellizos fueron un equipo que durante la temporada mostraron bastante poder con los bates, pero no en la postemporada. Los Yanquis, campeones de la División Este, conectaron seis cuadrangulares por ninguno de los Mellizos.

Por los Yanquis, el puertorriqueño Posada de 4-2, una anotada, dos impulsadas. Los dominicanos Robinson Canó de 4-1, una impulsada y Melky Cabrera de 4-1.

Por los Mellizos, el colombiano Orlando Cabrera de 3-0. El puertorriqueño José Morales de 3-0.