(Kathy Willens/AP)

MINNEAPOLIS - Aún antes de comenzar su serie de primera ronda contra los Mellizos, los Yankees tuvieron que lidiar con lo que algunos calificaron como una controversia detrás del plato.

Desde el inicio el dirigente de los Mulos, Joe Girardi, había anunciado que el boricua José Molina estaría detrás del plato para el Juego 2 de la serie para recibir los envíos del lanzador derecho A.J. Burnett.

Al también puertorriqueño Posada claramente no le gustó la decisión, pero al final todo salió color de rosa, con un buen bateo del catcher y una victoria en una serie playoffs para los Yankees por primera vez desde el 2004.

Cobertura Completa de la Postemporada
"¿Sabes qué? Ganamos el Juego 2, y sabía que no iba a jugar en el Juego 2", dijo después del triunfo de los Yankees en el tercer choque Posada, quien de hecho dio hit como emergente en ese segundo partido como bateador emergente. "En realidad no cambia la forma en que pensé ni cómo pienso con esos movimientos. Llegué con la misma actitud".

En el Juego 3 en Minnesota, Posada fue uno de los héroes, produciendo la carrera decisiva del partido con cuadrangular frente a Carl Pavano en el séptimo episodio. En el noveno agregó un sencillo empujador para ayudar a sellar el triunfo.

En total, Posada bateó de 11-4 (.364), con su importante cuadrangular en el tercer partido y dos remolcadas.

"Estoy tan contento que estuve ahí y que lo hicimos hoy", manifestó el receptor.

A pesar de la decepción de no ser titular en el Juego 2, Posada se mantuvo con una actitud positiva en torno a la meta colectiva de los Yankees.

"Se trata de los 25 muchachos que están aquí", dijo el veterano de 14 años en la Gran Carpa. "Todo el mundo está peleando por lo mismo, por tiempo de juego. Es cuestión de que todo el mundo esté preparado para jugar. Estoy contento de haber tenido la oportunidad y de haber contribuido".

De su parte, el manager de los Yankees, Joe Girardi, reiteró que no tiene problema con el deseo de Posada de estar de titular todos los días.

"Como he dicho en el pasado, nunca quiero que un pelotero esté contento de que no juegue", expresó el capataz. "Quiero peloteros que quieran jugar cada entrada, y no quiero que los pitchers estén contentos cuando los saco. Estoy bien con que se disgusten si no juegan. Quiero peloteros con hambre, y Georgie es un pelotero con hambre.

"Es importante la intensidad que trae a este equipo, y estuve bien con eso".