(Kathy Willens/AP)

NUEVA YORK - Los primeros dos partidos de la Serie de Campeonato de la Liga Americana se jugaron en un frío no muy común para mediados de octubre en Nueva York, con 42 y 45 grados Farenheit, respectivamente.

Y aunque las lluvias impidieron que se realizara el sábado el Juego 6 en la Gran Urbe con los Yankees arriba en la serie 3-2 ante los Angelinos, las temperaturas han subido bastante en esta ciudad; para el domingo se espera un día soleado con unos 62 grados Farenheit, es decir un clima bien agradable para jugar béisbol.

"Al principio fue con bastante frío", dijo el jardinero venezolano de los Angelinos, Bobby Abreu, refiriéndose a las primeras dos derrotas de Los Angeles aquí los días 16 y 17 de octubre. "No es fácil jugar con tanto frío. El clima nos va a ayudar en esta oportunidad."

Cobertura Completa de la Postemporada

Aunque todos los consultados en el clubhouse de los Angelinos previo al primer partido aseguraron que el frío no los afectaría, confirmó el coach de bateo, Mickey Hatcher, que sí hubo un efecto. "A los muchachos se les aguaban los ojos; estaban adivinando qué pitcheo venía", dijo el instructor sobre sus pupilos al referirse a los primeros dos choques en Nueva York.

Ahora los Angelinos, sobre todo los integrantes latinoamericanos del conjunto, pretenden aprovechar las condiciones aquí.

"Venimos de un clima en Anaheim ni tan frío ni caliente", dijo el jardinero venezolano de Los Angeles, Juan Rivera. "Espero que nos ayude mucho y que no esté tan frío en el día de mañana."

El primera base cubano del conjunto, Kendry Morales, también piensa las condiciones de aquí ahora favorecerán a los Angelinos.

"Creo que sí", dijo Morales. "Venimos de un estado bastante húmedo. Este clima, un poco fresco, ayuda mucho."