(AP)

NUEVA YORK -- Los Yanquis de Nueva York regresan al principal acontecimiento en Grandes Ligas, donde dan la bienvenida a Alex Rodríguez.

El equipo con la más cuantiosa nómina en las Grandes Ligas lo consiguió el domingo con su primer campeonato de liga en seis años al vencer 5-2 a los Angelinos de Los Angeles en el sexto partido de la serie de campeonato de la Liga Americana, con un buen trabajo de Andy Pettitte en la lomita.

Cobertura Completa de la Postemporada

Ahora, Nueva York abre el miércoles el gran acontecimiento de las mayores recibiendo a los Filis de Filadelfia, los campeones defensores de la Serie Mundial. Está previsto que Cliff Lee enfrente al as CC Sabathia de los Yanquis en un atractivo duelo de lanzadores entre dos ex compañeros en Cleveland -- y los dos anteriores ganadores del Premio Cy Young en la Liga Americana.

"No puedo estar más emocionado", dijo Rodríguez. "Me siento como un niño de 10 años".

Blanco de mofas en los anteriores fracasos de los Yanquis en octubre, Rodríguez tuvo un participación sobresaliente en el avance de su equipo a los playoffs mediante un promedio en bateo de .438 con cinco jonrones y 12 remolcadas.

El toletero logró su primer viaje a la Serie Mundial en sus 16 años de carrera, en la cual ha conseguido casi todo lo demás.

Pettitte estableció un récord de victorias en postemporada, Johnny Damon conectó un sencillo de dos vueltas y el panameño Mariano Rivera cerró el partido como acostumbra con un salvamento en seis outs, al tiempo que los Yanquis ganaron su 40ma corona de la Liga Americana al doblegar a los Angelinos, su pesadilla por mucho tiempo.

Los Yanquis van por la marca de 27 títulos: Cuando el piloto Joe Girardi fue contratado hace dos años, decidió llevar la camisola con el número 27 teniendo eso en mente.

"Solamente tratamos de disfrutar esto, caramba", dijo Derek Jeter. "Felizmente, podremos jugar otra gran serie".

Vaya forma de Jeter y el resto del equipo de terminar la primera temporada en el terreno de juego de 1,500 millones de dólares de los Yanquis, que tienen un plantel de 423.5 millones de dólares.

Para el manager Mike Scioscia y sus desventurados Angelinos, fue un fracaso en postemporada en una década de favorables campañas regulares. Desde que ganaron su único título en el 2002, los Angelinos no han llegado a la Serie Mundial a pesar de cinco banderines en la División del Oeste en la Liga Americana en los últimos seis años.

"A veces jugamos buena pelota. A veces nosotros mismos nos perjudicamos", se lamentó Scioscia.

Después de que la lluvia aplazó por un día el sexto encuentro, el tiempo mejoró y los 14 grados Celsuis (54 Fahrenheit) al primer lanzamiento marcó un cambio drástico con los dos primeros partidos de la serie, en que los Angelinos casi se congelan en el clima frío de Nueva York.

Pettitte escapó de apuros en la sexta entrada aunque tuvo la cuenta en 3-0 frente al cubano Kendry Morales. Finalmente, lo dominó con una pelota hacia el montículo con corredores en segunda y tercera para preservar la ventaja de 3-1. El zurdo celebró con el puño en alto, antes de dirigirse a la caseta.

Pettitte salió en medio de una ovación de pie con uno a bordo y un out en la séptima. Con la punta de los dedos en la gorra saludó a los 50.173 aficionados que colmaron el estadio y que representaron el mayor número de espectadores hasta ahora en el nuevo Yankee Stadium. Se fue con su 16 victoria en postemporada, que rompió el empate con John Smoltz, y la número cinco en que termina una serie de playoffs --que también le valió un récord en las mayores.

Joba Chamberlain sacó dos outs cruciales y Girardi llamó a Rivera, bien descansado, en la octava. El taponero panameño, de 39 años, permitió al dominicano Vladimir Guerrero un sencillo productor con dos outs y luego retiró a Morales para cerrar la entrada.

El primera base Mark Teixeira se lució con una jugada de cabeza que le evitó más daño a Rivera.

Esa carrera limpia fue la primera tolerada en casa por Rivera en una situación de salvamento en postemporada. Pero los Yanquis amarraron el triunfo con dos carreras más en la octava, debido a un par de errores de los Angelinos y un elevado de sacrificio de Teixeira.

Rivera finalizó la novena con su salvamento récord número 37 en la postemporada, y los Yanquis consiguieron el título de la serie.

Rodríguez llegó el domingo a base en cuatro ocasiones y negoció un boleto con las bases llenas en la cuarta que amplió la ventaja de Nueva York en 3-1. Poco antes en el inning, Damon dio la delantera a los Yanquis con un sencillo contra Joe Saunders, que tenía 16 triunfos.

Los Yanquis, incluyendo el duro colapso ante Boston en el 2004, habían perdido cinco veces seguidas cuando tenían la posibilidad de lograr una serie de campeonato de la Liga Americana -- y seis consecutivas con la oportunidad de terminar una serie en postemporada.

Pero en esta ocasión, Nueva York salió adelante con la ayuda de Jeter, Pettitte, Rivera y el boricua Jorge Posada, todos participantes de la pasada dinastía de la década de 1990 bajo la dirección de Joe Torre.

Por los Angelinos, los venezolanos Bobby Abreu de 4-1 con una carrera producida; Juan Rivera de 4-2; y Maicer Izturis de 1-0. Los dominicanos Vladimir Guerrero de 4-3 con una impulsada; y Erick Aybar de 3-0. El cubano Kendry Morales de 4-0.

Por los Yanquis, Alex Rodríguez de 2-1 con una producida. El puertorriqueño Jorge Posada de 5-0. Los dominicanos Robinson Canó de 2-1 con dos anotadas; y Melky Cabrera de 2-1.