(Duane Burleson/AP)

DETROIT -- ¿Están los Tigres tratando de purgar su nómina? El presidente y gerente general del equipo, Dave Dombrowski, dijo que no tienen pensado llevar a cabo una "venta masiva" para recortar su nómina este invierno.

Aun así, con casi $100 millones comprometidos la próxima temporada para 10 jugadores, y otros más elegibles para un aumento vía arbitraje salarial, los Tigres están buscando maneras de cubrir sus necesidades sin necesariamente tener que aumentar más su nomina, que ya se encuentra entre las más altas del béisbol.

Tratar de negociar con uno o dos de sus jugadores jóvenes podría ser una opción. Al menos es una alternativa que los Tigres están dispuestos a explorar.

Las recientes Reuniones de Gerentes Generales realizadas en Chicago pudieran haber preparado el escenario para un receso de temporada más activo para los Tigres de lo que muchos pudieran esperar.

Mientras que FOXSports.com reportó que Dombrowski escucharía al menos algunas ofertas por el derecho estelar Edwin Jackson, el New York Post citó a un ejecutivo anónimo de la Liga Nacional quien rumoró que los Tigres también estarían dispuestos a escuchar ofertas por su jardinero central Curtis Granderson.

Dombrowski se ha mantenido hermético y no ha comentado sobre ningún jugador en específico que los Tigres estarían dispuestos a ceder.

"No sé qué es lo que va a pasar [referente a canjes de jugadores]", exclamó Dombrowski, "pero no estamos tratando de tener una 'venta masiva' de jugadores".

Aunque Dombrowski reconoció que mantuvo conversaciones con varios equipos en las pasadas reuniones, al final todo quedó en eso. Al menos estas conversaciones reflejaron las decisiones que los Tigres tendrán que enfrentar este invierno para al menos llenar algunos huecos en otras aéreas del equipo.

Al igual que su as y ganador de 19 juegos esta pasada temporada Justin Verlander, Jackson es elegible para el arbitraje salarial y podría calificar para convertirse en agente libre en dos temporadas. Se espera que los Tigres hablen con Verlander y su agente acerca de pactar u contrato multianual este mismo invierno. En los últimos años, la mayoría de los contratos que se le han ofrecido a sus abridores en la parte alta de la rotación han llegado dos años antes de que el lanzador se convierta en agente libre, cuando el deseo de amarrar un largo contrato es más inmediato que la posibilidad de probar el mercado libre.

Jackson y Verlander son lanzadores muy jóvenes y ambos vienen de tener excelentes temporadas, algo que los pone en una situación de ser elegibles para un buen aumento a través del arbitraje salarial. Varios otros jugadores de los Tigres también son elegibles para el arbitraje, incluyendo el catcher Gerald Laird, el utility dominicano Ramón Santiago y los relevistas Zach Miner, Bobby Seay y Joel Zumaya.

Otros jugadores de los Tigres que cuentan con largos contratos también verán aumentar sus sueldos. La opción del venezolano Magglio Ordóñez por $18 millones es la que ha dado más de que hablar. El salario del toletero venezolano Miguel Cabrera se disparará de $15 a $20 millones el próximo año. El salario del también venezolano Carlos Guillén aumentará de $10 a $13 millones. El sueldo del derecho Nate Robertson subirá de $7 a $10 millones.

Granderson recibirá un aumento de $2 millones para ganar $5.5 millones como parte de un acuerdo que se extiende hasta el 2012 con una opción del club para el 2013. Lo mismo pasa con el salario del zurdo Dontrelle Willis, que aumentará de $10 a $12 millones el próximo año.

Todos esos salarios dan un total aproximado de $75 millones de dólares, con casi $23 millones más destinados al tercera base Brandon Inge y los pitchers Jeremy Bonderman, Rick Porcello y la selección de la primera ronda del Draft Jacob Turner.

Y si agregamos al menos a cuatro agentes libres que los Tigres deberán reemplazar o volver a firmar -los dominicanos Fernando Rodney y Plácido Polanco, Brandon Lyon y Adam Everett- y Detroit enfrenta un gran reto.

Con la certeza de que los jugadores con contratos a largo plazo permanecerán en el equipo para el 2010, la simple tarea de mantener la nómina a su mismo nivel será un desafío matemático para los Tigres.

"Con el gran número de agentes libres que tenemos, tendremos que tomar decisiones muy difíciles", reconoció Dombrowski. "Sin embargo, la mayor parte de los recesos de temporada enfrentas este tipo de decisiones".

No obstante, existe una diferencia entre recortar la nómina para satisfacer otras necesidades en el equipo y tratar de negociar con uno de tus jugadores más caros para expandir esa nómina.

Mientras que los Tigres tienen a Bonderman, Robertson y el venezolano Armando Galarraga regresando de temporadas plagadas de lesiones potencialmente listos para llenar un puesto en la rotación si están sanos, lo cierto es que no cuentan con un jardinero central capaz de llenar los zapatos de Granderson. Ryan Raburn fue el jugador reserva detrás de Granderson la pasada campaña, mientras que el jardinero central prospecto Casper Wells ha jugado el jardín central y las esquinas en Ligas Menores.

Esas pudieran no ser interrogantes que los Tigres tendrán que resolver, pero mientras buscan la manera de mantener y mejorar a un club que encabezo la División Central de la Liga Americana desde principios de mayo hasta el último día de la temporada, esas interrogantes tendrán al menos que ser consideradas.