ISLA MARGARITA, Venezuela -- La derrota 2-1 ante los Leones del Escogido en el partido inaugural de la Serie del Caribe dejó un sabor agridulce en la boca de los Indios de Mayagüez.

Por un lado, Puerto Rico desperdició una buena oportunidad de conseguir apenas su segundo triunfo en la primera fecha del torneo desde 2004. Por el otro, el manager Mako Oliveras y sus pupilos saben que de no ser por un par de errores podrían haber debutado con una victoria sobre los dominicanos.

"Aquí no nos podemos dar ese lujo. Cometimos errores mortales", comentó Oliveras.

Los errores llegaron en el inning inicial, cuando una pifia del intermedista Luis Figueroa y una dudosa jugada de selección del pitcher Mario Santiago produjeron la primera carrera dominicana.

La otra fue un jonrón solitario de Kevin Barker.

Además, Randy Ruiz cometió un error en el corrido de bases en la octava y desaprovechó un error del jardinero izquierdo dominicano Juan Francisco que le hubiese permitido empatar el marcador.

"Randy estaba buscando la soga para ahorcarse", señaló el veterano dirigente en alusión al sentimiento de su toletero tras la derrota.

El revés también tiró a la basura el excelente desempeño del abridor Mario Santiago, que permitió tres hits y una carrera limpia en siete innings, con ocho ponches y un boleto.

"Fueron cosas pequeñas. La próxima vez tenemos que arreglar esas cosas", indicó Santiago. "Uno aprende de eso".

Oliveras, en tanto, espera que su abridor del segundo partido contra Venezuela, Juan Padilla, pueda repetir el trabajo de Santiago.

"Hay que tratar de hacer una cadena de cinco victorias consecutivas", indicó el manager. "Esto es borrón y cuenta nueva. Que venga Padilla y haga lo mismo".