ISLA MARGARITA, Venezuela -- Ken Oberkfell sabe que sus Leones del Escogido corrieron con un poco de suerte frente a los Indios de Mayagüez.

Dos errores en el primer inning, un lanzamiento del abridor puertorriqueño que no cayó en el lugar esperado, una pifia en el corrido de bases y los campeones dominicanos salieron el martes con un triunfo 2-1 sobre su oponente puertorriqueño en el partido inaugural de la Serie del Caribe.

"Tuvimos algo de suerte", comentó el manager del Escogido. "Nuestra primera carrera fue por dos errores que ellos cometieron".

Uno de los pocos errores del pitcher boricua Mario Santiago -- que dominó con su curva a la artillería dominicana -- fue una recta en la sexta entrada que culminó en un jonrón de Kevin Barker, la segunda raya de los Leones.

Y el boricua Randy Ruiz también contribuyó al no correr a toda velocidad un elevado en la occtava, quizás pensando que sería un out fácil en el jardín izquierdo. El guardabosque dominicano Juan Francisco dejó caer la pelota, pero sacó de out a Ruiz en el plato.

Oberkfell no restó mérito al trabajo de su cuerpo monticular, especialmente al abridor cubano Raúl Valdés que toleró seis hits y una carrera en seis episodios, con ocho abanicados.

"Fue una gran labor de Valdés. Hizo lo que pensé que iba a hacer", señaló el dirigente. "Ganamos con nuestra fortaleza, que es el pitcheo".

Oberkfell enviará al montículo el miércoles contra México a un pitcher con vasta experiencia en las ligas invernales, el puertorriqueño Nelson Figueroa.

"Nelson ha lanzado mucho en la pelota invernal, sabe cómo lanzar en estas situaciones", afirmó.