ISLA MARGARITA, Venezuela -- Los catchers fueron incluidos en la cláusula de "fatiga extrema" del nuevo Acuerdo de Ligas Invernales entre las Mayores y la Confederación de Béisbol del Caribe, que también puso límites más estrictos para la participación de los bateadores y lanzadores.

Según el antiguo acuerdo, los receptores no tenían límite de innings detrás del plato para ser considerados bajo la cláusula de "fatiga extrema", que le permite a los clubes de Grandes Ligas prohibir que un pelotero juegue desde el arranque en los campeonatos de Venezuela, República Dominicana, Puerto Rico y México.

Bajo el nuevo acuerdo, presentado el jueves en el marco de la Serie del Caribe en Isla Margarita, los equipos pueden aplicarle el reglamento a los receptores de las Mayores que acumulen 600 innings.

En el caso de catchers de Triple-A, Doble-A y Clase-A tienen un límite de 700 entradas.

El nuevo contrato también reduce los límites para los lanzadores: de 170 a 160 innings para los pitchers de Grandes Ligas, de 165 a 160 para los de Triple-A, de 165 a 155 para los de Doble-A, y de 165 a 130 para los de Clase-A.

En el caso de los bateadores de las Mayores, pasó de 500 turnos al bate a 503 apariciones al plato. Los turnos al bate no incluyen las bases por bolas y los elevados de sacrificio.

Para los bateadores de las menores, el límite se cambió de 500 turnos al bate a 550 apariciones al plato.

De otro lado, si un club de Grandes Ligas lo solicita antes del 24 de diciembre, los equipos invernales deben analizar cualquier pedido para que un jugador se vaya del torneo para participar en alguna actividad de su equipo de las mayores, como minicampamentos o el programa de desarrollo de novatos.

El contrato anterior no le otorgaba a los equipos caribeños la posibilidad de analizar la solicitud.

El acuerdo es válido hasta la temporada invernal de 2012-13 y Grandes Ligas puede solicitar una revisión en 2012 si no hay un convenio colectivo en las mayores en ese momento.