(AP)

NUEVA YORK - Para el dominicano Robinson Canó y el capitán de los Yankees, Derek Jeter, la campaña del 2010 será su sexta juntos como compañeros de la doble matanza. Vienen de una temporada en la cual se convirtieron en sólo el quinto dúo de los Mulos en acumular 200 imparables cada uno en una misma campaña.

Aquellos que piensen que los Yankees van a los entrenamientos de primavera con otra meta que no sea repetir como campeones no han estado prestando atención.

"Nuestra meta cuando comienza la temporada es ganar un campeonato", dijo Jeter. "Ese es el caso todos los años. Uno no va a casa a celebrar títulos de la temporada regular. Uno no celebra el haber llegado a la Serie Mundial. Nuestra meta es ganarlo todo. Así he pensado desde que debuté y nunca he cambiado".

En el 2009, Jeter tuvo otra temporada consistente con el madero al batear .334, con 27 dobles, 18 jonrones, 66 impulsadas y 30 bases robadas en 153 partidos. Tuvo promedio por encima de .300 por decimoprimera vez en su carrera.

El campocorto de 35 años de edad terminó en el segundo lugar de las Grandes Ligas con 212 hits y en el cuarto lugar en promedio de bateo. Fue el jugador que más votos recibió para el Juego de Estrellas por la Liga Americana.

Un cambio de posición en la alineación ofensiva entre Johnny Damon y Jeter durante los entrenamientos benefició a ambas partes. Al piloto Joe Girardi le gustó la idea de tener a Jeter como primer bate y lo mantuvo ahí. El capitán dijo que no sintió ninguna diferencia, pero el éxito que resultó de esa fórmula significa que Jeter volverá a ser el primer bate en el 2010, aunque Damon ha sido reemplazado en el lineup por el bateador designado Nick Johnson.

"Derek siempre tiene interés en mejorar", dijo el gerente general de los Yankees, Brian Cashman. "Por eso es uno de los jugadores más grandes en la historia de los Yankees".

Aún con lo impresionante que fue el desempeño de Jeter con el bate en el 2009, su defensa estuvo bajo la lupa. A partir de la temporada baja del 2007-2008, Jeter comenzó a enfocarse en mejorar su agilidad, quizás como resultado de una conversación que tuvo con Cashman en la cual el gerente general le dijo que su defensa había afectado negativamente al equipo en el 2007.

Jeter mejoró un poco con el guante en el 2008 y vio resultados dramáticos en el 2009, al cometer sólo ocho errores y encabezar a los torpederos de la Liga Americana en porcentaje de fildeo.

Al igual que a Jeter, las críticas también motivaron a Canó, ya que su disminuida producción en el 2008 había generado dudas sobre su ética de trabajo.

"La gente decía que yo era vago y cosas así", dijo Canó. "Me siento bien porque el año pasado mucha gente del otro lado del terreno se preguntaba si estaba haciendo esto o no estaba haciendo lo otro. Es bueno recuperarte el año siguiente y registrar buenos números para que sepan que eres un tipo que trabaja".

Canó, de 27 años de edad, conectó 48 dobles, 25 cuadrangulares y empujó 85 carreras en 161 juegos como intermedista por los Yankees en el 2009, una de sus mejores temporadas ofensivas hasta la fecha.

De hecho, Canó terminó en el tercer lugar en imparables en la Liga Americana y tuvo una racha de 18 juegos consecutivos bateando de hit. Todo parecía indicar que el haber pasado por un período de ajustes en el 2008 lo ayudó.

"Sabía que tendría que pasar por eso un día", dijo Canó. "Quizás algunos muchachos como (Albert) Pujols y A-Rod son de aquellos que hacen lo mismo todos los años y mejoran. Pero eso me hizo más fuerte. Aprendí que no todo es fácil. Tenía que seguir trabajando y el año pasado se vieron los resultados".

Canó se convirtió en sólo el tercer intermedista de los Yankees que anota 100 carreras y conecta 200 hits en una misma temporada, uniéndose a su compatriota Alfonso Soriano y a Snuffy Stirnweiss, quienes lograron la hazaña en el 2002 y 1944, respectivamente.

Aún con el éxito que tuvo Canó ofensivamente, hubo momentos desconcertantes. Tuvo una segunda mitad de la temporada sólida, pero un análisis de sus estadísticas revela que bateó sólo .207 con corredores en posición de anotar.

"Siempre y cuando le esté dando duro a la pelota pero de frente, no me podía frustrar", dijo Canó. "Sabía que estaba bateando bien y que esas cosas pasan. Subo y bajo. Uno tiene que estar listo cuando está en medio de una mala racha".

Canó está bajo contrato hasta el final de la temporada del 2011 con opciones del equipo para el 2012 y el 2013. Y aunque se hablará mucho sobre Jeter y la agencia libre, es probable que el veterano firme de nuevo con los Yankees cuando termine la temporada. Los Yankees no conciben que Jeter conecte su imparable número 3,000 - le faltan 253 para llegar a cifra- vistiendo el uniforme de otro equipo. Quizás más que nunca es difícil imaginarse a los Yankees sin Jeter como su ancla.

"Ha estado en esta situación tantas veces. Es bueno saber que tienes a alguien con tanta experiencia respaldándote", dijo CC Sabathia durante la Serie Mundial. "Te da tranquilidad".