(Escogido Baseball Club)

PORLAMAR -- Moisés Alou tiene ahora una nueva faceta en su vida, siempre ligada al béisbol.

En estos momentos se encuentra en la Isla de Margarita, luego que en su incursión inicial como Gerente General de los Leones del Escogido tuviera como resultado el primer título para la novena colorada en dieciocho años, rescatando así la tradición de uno de los equipos con mayor arraigo en Quisqueya.

"Ha sido muy bonito el poder llevar a este equipo en mi primer año como gerente al campeonato, estamos haciendo algo en el mundo del béisbol que siempre hemos querido hacer", expresó Alou. "Es cuestión de creer en estos peloteros, muchos de ellos muy jovenes y por eso ayudarles a conseguir sus metas y alentarlos".

El comenzar como directivo hace que las prioridades cambien, y sean otras. Las perspectivas de un jugador nunca pueden ser las mismas que las de un dirigente, y es por ello que Alou puede combinar ambas experiencias, sobre todo siendo un pelotero que nunca negó el contribuir en la Liga de su país. Es por ello que no escatima en expresar su preocupación por las condiciones impuestas por el Acuerdo Invernal entre la Confederación del Caribe y la Oficina del Comisionado de las Grandes Ligas, las cuales son aún más restrictivas para los peloteros en su última versión, suscrita esta semana en el marco del certamen latino.

"Pienso que la fatiga extrema es el enemigo número uno del béisbol invernal. Si un pitcher lanza tanta cantidad de innings, si un toletero consigue más de 500 turnos, se les prohibe participar en las Ligas del Caribe. Después vemos a algunos peloteros que prácticamente tienen que rogar e implorar a sus organizaciones en Estados Unidos que los dejen jugar en sus países, y los fanáticos deben comprender que no es en la mayoría de los casos que los peloteros no quieran, es que sus equipos no se los permiten".

"Lamentablemente hay un sinnúmero de cosas con las cuales no estoy de acuerdo, como por ejemplo la novedad que un receptor si consigue más de 700 innings haciendo batería no puede jugar en el invierno. Tristemente estamos a la merced de MLB, hay que discutir de manera amistosa con los equipos norteamericanos, y mientras tanto nos veremos obligados a buscar refuerzos entre jugadores que no tengan restricciones. Deberemos hacer magia para poner en el terreno de juego un espectáculo atractivo", advirtió.

Sobre la posibilidad que Alou se mantenga bajo el control del Escogido, el ex pelotero indicó que se trata de circunstancias que él no puede controlar, más se siente satisfecho por tomar las riendas del equipo de sus amores de por vida, a pesar de haber vestido otra camiseta en la Liga Dominicana.

"Eso depende de nuestro dueño y sé que nos va a respaldar siempre. La familia Alou se identifica con el Escogido, estuve con las Águilas por motivos que se escapaban de mi control. Pero mi padre Felipe, Mateo mi tio y yo somos Escogidistas. He sido escarlata toda mi vida, aunque estaba con las Águilas. Igualmente, jugué con Montreal, Florida, San Francisco, Houston, Nueva York y Chicago en la Liga Nacional, y soy aficionado a los Yanquis. Como cualquier fanático, los peloteros tenemos un equipo favorito, pero los caminos del negocio nos llevan por otros lados. Mi equipo favorito es el Escogido, y espero estar aquí por mucho tiempo", expresó.

Alou igualmente considera que este no será el final de la lucha entre el béisbol caribeño y el norteamericano por la permanencia de las estrellas del diamante en el calor latino. "Eso es algo que no depende de nosotros, pero hay personas como Manny Acta, Tony Peña, el mismo Miguel Tejada que es un símbolo de los peloteros grandeligas que siempre quieren jugar en el invierno, le guardan mucha estima a nuestras ligas caribeñas. Siendo pelotero estelar, yo también jugaba en los torneos latinos, también lo hizo Sammy Sosa en su momento de apogeo. El béisbol de invierno es una escuela, yo lo tomaba así. Pule mucho mejor a los jugadores, pero ahora hay mucho miedo a las lesiones. Los contratos de ahora son de mucho dinero, y por eso ahora se cuidan más".

El dominicano fue tajante a la hora de sopesar las ventajas de jugar en el intenso ambiente del béisbol caribeño, al contrario de los ambientes controlados de ligas instruccionales en el Norte. "Considero que la Liga Otoñal en Arizona le hace mucho daño al béisbol invernal y no es el mismo nivel de competencia", afirmó Alou. "Estar en una Serie del Caribe, por ejemplo, te condiciona mental y físicamente para jugar una Serie Mundial, en un Wrigley Field o en un Yankee Stadium sin que eso haga mella en ti, como si nada hubiere pasado. Espero que los equipos en Norteamérica entiendan eso; sin embargo, yo también comprendo que invierten cantidades importantes de dinero en sus peloteros, y por ello buscan proteger su inversión".

"El caso de peloteros como Francisco Rodríguez, que viene a jugar en el invierno con su status de súper estrella, es un ejemplo digno de admirar, seguir y agradecer. Pienso que la gran fanaticada venezolana se lo merece. Los aficionados en este país siempre apoyan a sus jugadores, no hay los irrespetos que uno presencia en otras Ligas hacia los peloteros, y por ello se merecen que sus jugadores estén ahí dándoles un buen espectáculo", concluyó.