(MLB.com)

TAMPA, Florida -- Ha pasado más de una década desde que el puertorriqueño Jorge Posada era la joven estrella, ascendiendo en los Yankees mientras Joe Girardi comenzaba a tomar un puesto como suplente.

Ahora, mientras Posada no tiene intensiones de ceder su puesto como titular, el catcher de 38 de edad se siente contento de seguir ayudando a los posibles receptores del futuro.

"Los ayudaré en varias cosas. Trataré de apoyarlos", manifestó Posada. "Eso es lo único que puedes hacer en estos momentos. Les puedo enseñar. Me encantaría hacer todo lo posible para que estén contentos y se sientan parte del equipo".

Mientras que el venezolano Francisco Cervelli se proyecta como el suplente de Posada esta temporada, los Yankees también están interesados en observar a varios prospectos que se encuentran en los entrenamientos ayudando en el bullpen antes de posiblemente participar en la Liga de la Toronja.

El también venezolano Jesús Montero y Austin Romine han sido calificados como dos de los mejores prospectos en la organización de los Yankees, y ambos tienen bastantes oportunidades de trabajar junto a Posada durante las prácticas de la mañana con el instructor dominicano Tony Peña.

Fuera del terreno Posada también está dispuesto a dar consejos, algo que los jóvenes receptores aprovechan.

"Creo que es maravilloso que mi casillero está al lado de Jorge", indicó Cervelli. "Tiene bastante información. Es la clase de pelotero que quieres seguir. Ha ganado varias Series Mundiales y ha hecho excelentes cosas en su carrera. Trabaja fuerte todos los días, y tienes que seguir ese ejemplo y trabajar el doble".

Demostrando que puede compartir más que los desgastes que vienen con jugar detrás del plato, Posada dijo que ha llegado a disfrutar el respeto y la atención que surge con 15 temporadas de Grandes Ligas y cinco anillos de Serie Mundial.

Anticipando jugar cerca de 120 partidos esta campaña, Posada ha dejado en claro que no quiere dejarle su puesto a Cervelli este año -- y posiblemente tampoco el próximo, cuando Posada comience la última temporada de su pacto de cuatro años.

Pero podría ser una decisión interesante.

Montero, de 20 años, comenzará en la sucursal Triple-A en Scranton/Wilkes-Barre y podría llamar la atención con su poder, aunque la organización preferiría que tome otro año completo de experiencia en las Ligas Menores.

Por ahora el puesto es de Posada, pero no lo será para siempre. Por eso Girardi piensa seguir a los tres prospectos y a otros jugadores de los Yankees que han invitado a los entrenamientos, incluyendo al también boricua Mike Rivera -- un receptor de 33 años que ha jugado siete temporadas en la Gran Carpa con los Tigres, Padres y Cerveceros.