(Paul Sancya/AP)

DETROIT -- Armando Galarraga de los Tigres de Detroit estuvo a punto de lanzar un juego perfecto el miércoles, pero se le escapó con dos outs en la novena entrada tras una decisión en la que el umpire de primera base reconoció haberse equivocado.

El inicialista venezolano Miguel Cabrera fildeó la rola de Jason Donald a su derecha e hizo un tiro preciso a su compatriota Galarraga, que estaba cubriendo la almohadilla. La pelota llegó a tiempo, y todo el Comerica Park estaba listo para celebrar el triunfo por 3-0 sobre Cleveland, pero el umpire Jim Joyce marcó un enfático safe.

Posteriormente, el veterano árbitro lamentó su decisión.

"Le acabo de quitar un juego perfecto a ese chico", afirmó Joyce. "Pensé que (el bateador) había llegado antes que el tiro. Estaba convencido de que llegó antes, hasta que vi la repetición".

"Ha sido la decisión más importante de mi carrera", dijo el árbitro, que se convirtió en umpire de tiempo completo en las Grandes Ligas a partir de 1989.

El manager Jim Leyland de los Tigres de inmediato salió a discutir con el umpire y varios jugadores de Detroit se le unieron tras el último out. El pitcher intentaba lanzar el tercer juego perfecto en las Grandes Ligas esta temporada.

Galarraga (2-1) mantuvo un control total de las acciones desde la lomita y avanzaba sin problemas rumbo al juego perfecto. Pero el batazo de Donald en la novena se convirtió en la jugada crucial de la noche.

Con dos outs, Galarraga capturó el tiro de Cabrera y sonrió, sostuvo en alto su guante y comenzó a marcar el out con su mano derecha.

Y luego Joyce anunció su decisión. El pitcher venezolano lució sorprendido y los espectadores en el Comerica Park se quedaron en silencio, incrédulos. Un par de jugadores de los Tigres se llevaron las manos a la cabeza.

Galarraga volvió calladamente a la lomita a medida que el público comenzaba a abuchear al umpire. Cabrera siguió discutiendo la decisión mientras su compatriota retiraba rápidamente a Trevor Crowe para finalizar el partido con una blanqueada de un hit.

Los Tigres siguieron discutiendo y el público continuó abucheando al umpire.

"No los culpo para nada, ni nada de lo que se dijo", afirmó Joyce. "Yo lo hubiera dicho si hubiera sido Galarraga. Yo hubiera sido la primera persona que me hubiera plantado ante mi cara, y él nunca me dijo una sola palabra".

El dominicano Fausto Carmona (4-4) fue el derrotado.

Por los Indios, el quisqueyano Jhonny Peralta de 3-0.

Por los Tigres, los venezolanos Magglio Ordóñez de 4-1, con una anotada, Cabrera de 4-2, con una anotada y una producida, y Carlos Guillén de 3-0. El dominicano Ramón Santiago de 3-0.