(AP )

DETROIT - Para Armando Galarraga, un nuevo Corvette fue una consolación por no ser reconocido por lanzar un juego perfecto.

Galarraga no pasará a la historia como autor de un juego perfecto, pero antes del encuentro del jueves de los Tigres contra los Indios en Detroit, el presidente de General Motors División Norteamérica manejó hasta el dogout de los felinos en un nuevo Corvette rojo. Chevrolet le obsequió el vehículo a Galarraga como reconocimiento de su labor el miércoles y su comportamiento con altura después de la mala apreciación del árbitro Jim Joyce que le costó la hazaña de manera oficial.

Galarraga lució sorprendido de verdad-tanto por la atención que recibía como por el auto. No tenía idea de que venía eso, y mientras se sentaba en el asiento del chofer y sus compañeros observaban, tenía una mirada de sorpresa similar a la que tuvo cuando Joyce cantó safe en la última jugada de su partido casi perfecto. Sin embargo, esta sorpresa fue bien buena.

"No puedo creerlo", dijo Galarraga. "Estuve en shock. No esperaba eso para nada. Llego, veo el público, te dan algo de amor y estoy contento. Y luego veo el carro y me dicen, 'Va a ser tuyo'. Y dije, "Dios mío'. No tengo palabras."

El nuevo vehículo lo puede ayudar a "seguir adelante".

"Es lo que es", dijo Galarraga el jueves. "Nadie puede cambiarlo ahora. Sé que todos ustedes están contentos y creen que tiré un juego perfecto. Todo el tiempo, cuando la gente pregunte cuántos juegos perfectos (ha habido) y la gente diga 20, ustedes van a mencionar mi juego perfecto. Es más especial, porque tiré un juego perfecto con 28 outs."

Dice Galarraga que realizó entrevistas inmediatamente después de su gran partido, y que estuvo hasta las tres de la mañana contestando llamadas de periodistas desde Venezuela. Pero la conversación más importante fue con sus padres, quienes vieron los últimos outs del encuentro en la televisión local.

La influencia de su padre se notó cuando estuvo en la primera, incrédulo con la jugada dictaminada por Joyce, y otra vez cuando Joyce se disculpó en el Comerica Park.

"Es tan tranquilo", dijo Galarraga sobre su padre. "Yo no soy una persona súper emotiva. Pero cuando ocurren cosas así, tomas un break y lo piensas mejor y no estás reaccionando enojado ni enfadado. Ocurrió por algo.

"Hablé con mi papá y mi mamá", continuó Galarraga. "Mi papá dijo algo que me tranquilizó mucho. Me dijo, 'Hijo, estoy orgulloso de ti. Sé que tiraste un juego perfecto. Guarda la pelota."

Eso no significa que Galarraga no piense que se le haya hecho una injusticia, sino que lo ve como un error honesto. Aceptó la disculpa ofrecida por Joyce el miércoles, al igual que una palmada en la espalda del árbitro, a quien le salían las lágrimas, antes del partido del jueves cuando el derecho le presentó el lineup.

"No dije mucho", afirmó Galarraga. "Me dio una pequeña palmada en la espalda. Le di la mano y eso fue todo. "Él estaba llorando cuando salió. Pero tenemos que seguir adelante."

Al reaccionar así, se puede argumentar que Galarraga se ha ganado un nombre tan grande o quizás más grande que si Joyce hubiera cantado correctamente la última jugada y se le hubiera acreditado un juego perfecto. No esperó que Major League Baseball ponderara cambiar la jugada, ni el equipo de los Tigres.

"No importa", dijo el derecho. "Es parte del juego. Son tantos los partidos en los que ves a los umpires cantar safe o out y puede ser la decisión equivocada. ¿Para qué la van a cambiar en este juego?

"No sé. Las cosas pasan por algo. Puede que nos volvamos más profesionales. Me hizo mejor hombre. Creo así porque entiendo muchas cosas. Y lo hizo mejor hombre a él, porque no es fácil salir ante el público y decir que estuve equivocado."

Aceptó la disculpa de buena manera. Pero Galarraga tenía una sonrisa más grande cuando aceptó el carro. Chevrolet es uno de los grandes patrocinadores de los Tigres, incluyendo un enorme letrero detrás del jardín central. El modelo del Corvette de Galarraga lleva un precio de unos US$50,000.

"Tengo mi camioneta", dijo el derecho. "Entonces ahora tengo un carro deportivo."