(AP)

ANAHEIM -- Son muchos los elogios que se ha ganado Ubaldo Jiménez en el 2010. Para muchos ha sido el mejor lanzador de ambas ligas este año, líder de la Gran Carpa en victorias y entre los primeros en efectividad y ponches.

Uno de los tantos reconocimientos que ha recibido el dominicano fue su designación como pitcher abridor de la Liga Nacional para el 81 Juego de Estrellas, luego de compilar marca de 15-1 con promedio de carreras limpias de 2.20 en sus primeras 18 aperturas de esta temporada con los Rockies.

Precisamente, el hecho de lanzar como local en Colorado, con una inmensa elevación y con un aire bien leve, hace aún más impresionante la hazaña del quisqueyano.

"El Coors Field no es nada fácil para pitchar", dijo aquí Jiménez, un día antes de abrir el Clásico de Media Temporada. "Todo el que pitcha ahí sabe la diferencia que es. El pitcheo rompiente se te va, la recta no se mueve."

Jiménez es uno de los pocos lanzadores en la historia de los Rockies que ha podido más o menos lidiar con las condiciones del Coors Field de Denver. Pero de cualquier manera, los números no mienten, al menos en cuanto al 2010 se refiere. En 10 aperturas fuera de Colorado, el derecho lleva marca de 9-1 y promedio de carreras limpias de 1.23, limitando a los bateadores contrarios a promedio de .171. En casa, Ubaldo tiene 6-0, pero con efectividad de 3.52, y los bateadores contrarios tienen le han logrado promedio de .232.

"Trato de no ser diferente (en el Coors Field en comparación con los demás estadios), pero me siento diferente", confesó Jiménez. "Todos los pitcheos tienen que ver con cómo tú sientes la bola en la mano; en el Coors Field la pelota no se siente para nada, es como agarrar un pedazo de hielo.

"Pero aquí en California por ejemplo, uno sabe qué va a hacer la bola", continuó. "Se mueve diferente, se siente diferente, rompe hacia la tierra, así que uno aprende cuál es que hay que usar."

Con todo y lo expresado por Jiménez, la historia refleja una calidad impresionante del quisqueyano en el estadio de Colorado. Del 2007 al 2009, el dominicano registró efectividad allí de 3.81, 3.31 y 3.34, respectivamente.

¿Cómo lo ha logrado?

"No es nada fácil ajustarte", comentó Jiménez al respecto. "Pero ya cuando tienes par de años puedes saber qué pitcheo puedes tirar y qué pitcheo no.

"Una cosa que tengo a mi favor es que no tiro recta lisa", continuó el nacido en Nagua, R.D. "Todas mis rectas se mueven y trato de que los bateadores le den a la bola hacia abajo de roleta. Si le dan para arriba se va."