MINNEAPOLIS -- Andy Pettitte volvió a tener una actuación destacada con los Yankees en los playoffs, al laborar durante siete entradas, y Nueva York doblegó el jueves 5-2 a los Mellizos de Minnesota, para tomar ventaja de 2-0 en la serie divisional de la Liga Americana.


Los Yankees pasaron penurias durante septiembre, y apenas consiguieron meterse a los playoffs con el boleto de comodín. Pero los Mellizos son testigos de que nunca es fácil enfrentar a los Bombarderos del Bronx en octubre.

Lance Berkman conectó el jonrón que significó la ventaja en el quinto acto, y añadió en el séptimo un doblete productor contra Carl Pavano, para que los Mellizos sufrieran su undécima derrota consecutiva en la postemporada. Ocho de esas derrotas han sido contra los Yankees, que estuvieron en desventaja en cada uno de esos partidos.

Los Mellizos no han ganado un encuentro de playoffs desde el 2004. Sus 11 tropiezos seguidos igualaron la racha indeseable de los Filis de Filadelfia (entre 1915 y 1976), que es la segunda peor en la historia.

Los Medias Rojas de Boston perdieron 13 encuentros seguidos de postemporada entre 1986 y 1995.

Ahora, la ventaja de locales que tenían los Mellizos en la serie se ha esfumado, y Minnesota deberá jugar por su vida.

"Cuando Andy actúa en partidos importantes sabe manejar la situación", destacó el manager de los Yankees, Joe Girardi. "El no trata de hacer el lanzamiento perfecto, sino de mantenerse agresivo y hacer lo que sabe. Y creo que eso es lo que llamamos experiencia".

El taponero panameño Mariano Rivera sacó tres outs para su segundo salvamento en la serie. Amplió a 41 su número de rescates en la postemporada.

En las dos series divisionales de la Americana, el visitante ha ganado los dos primeros encuentros. Los Rangers de Texas tienen ventaja de 2-0 sobre los Rays de Tampa Bay.

Berkman, otro famoso veterano que encontró un lugar en el roster de los Yankees para la postemporada, pese a estar en el ocaso de su carrera, puso la pizarra en 2-1 con su leñazo entre el jardín izquierdo y el central en el quinto acto. Su doble en el séptimo --un lanzamiento después de que Pavano pareció conseguir el tercer strike-- remolcó al boricua Jorge Posada y dio a Nueva York la ventaja por 3-2.

"Por eso quería venir aquí, sólo para tener la oportunidad de participar en estos juegos", dijo Berkman.

El lanzamiento que el umpire del plato Hunter Wendelstedt no marcó como strike derivó en la expulsión del manager de los Mellizos, Ron Gardenhire, luego del doblete de Berkman.

Pavano admitió 10 hits y cuatro carreras en seis innings. Muchos aficionados usaron orgullosos el obsequio que se les dio en el parque antes del encuentro, un bigote adhesivo, parecido al que lleva Pavano.

El lanzador comenzó bien, pero los Yankees hicieron lo necesario para conectarle la pelota en la cuarta entrada, y resolvieron el partido en la séptima.

"Tenemos que ir ahora cuesta arriba. No será fácil pero es posible", dijo Gardenhire. "Hemos hecho esto antes, y este club no se rinde nunca".

Por los Yankees, el dominicano Robinson Canó de 4-1. El puertorriqueño Jorge Posada de 3-0 con una anotada.