(AP)

FILADELFIA -- Durante esta temporada, cada uno de los tres ases que tiene Filadelfia en el montículo ha hablado de que hace lo posible para superar lo conseguido por su compañero en el juego más reciente.


Ahora, Roy Halladay le dejó una misión imposible a Roy Oswalt, luego de lanzar el segundo juego sin hit en la historia de la postemporada. Los Filis vencieron el miércoles 4-0 a los Rojos de Cincinnati en el primer encuentro de la serie divisional de la Liga Nacional.

Este viernes, en el segundo encuentro, Oswalt subirá a la lomita.

"Estamos arriba por 1-0. ¿Saben?, así quería que se sintiera Oswalt. Quería que él buscara hacer lo mismo que hizo Roy Halladay", dijo el jueves el manager de los Filis, Charlie Manuel. "Quiero que salga y se sienta cómodo, que tenga un ambiente positivo, que lance al tope de sus capacidades y de sus conocimientos. Quiero que sea él mismo".

Pero la única forma en que Oswalt podría superar a Halladay sería con un juego perfecto. Don Larsen es el único que lo ha logrado en la postemporada, lanzando por los Yankees de Nueva York contra Brooklyn en la Serie Mundial de 1956.

Aunque Halladay es un candidato a ganar el Cy Young de la Nacional y tiene ahora en su currículum un juego sin hit y uno perfecto -- ambos en este año --, Oswalt fue quizás el mejor pitcher de Filadelfia en la recta final de la temporada regular.

Adquirido a Houston el 29 de julio, el serpentinero, tres veces electo para el Juego de Estrellas, tuvo una foja de 7-1 y una efectividad de 1.74 en 13 partidos con los Filis. Acumuló un récord de 7-0 y un promedio de carreras limpias admitidas de 1.17 en sus últimas 10 aperturas.

Halladay tuvo 8-2 con efectividad de 3.10 durante ese mismo periodo. El tercer as de Filadelfia, Cole Hamels, estuvo también impresionante. Su récord fue de 5-3 y su promedio de carreras limpias admitidas se colocó en 2.15.

"Cuando tienes un grupo como éste, sumado al ambiente y al plantel de titulares que hay, llegas a la casa club esperando ganar", dijo Oswalt. "Tienes mucho talento en todos los lugares del orden al bate. Tienes a un equipo que juega con los abridores, y hay aquí una mezcla de jugadores muy buenos. Tratamos de apoyarnos todos".

Oswalt fue parte de otra rotación que contaba con tres ases, cuando lanzó en Houston. Los Astros tenían también a Roger Clemens y a Andy Pettitte entre el 2004 y el 2006. Ganaron la Serie de Campeonato del 2005, antes de ser barridos por los Medias Blancas de Chicago en la Serie Mundial.

"Comparo frecuentemente a este grupo de abridores con el del 2005", dijo Oswalt. "Lo he hecho desde que llegué aquí. Miro a Halladay y a Cole y me recuerdan mucho a Clemens y a Pettitte. Ellos estaban en su mejor momento, lo mismo que ellos. Como abridor, te ayuda mucho cuando ves que los demás son buenos. Te retroalimentan".

Oswalt ha dominado a los Rojos a lo largo de su carrera. Los venció en sus primeras 15 decisiones y tiene un récord de 23-3 con una efectividad de 2.81 en 34 partidos contra Cincinnati.

Pero el derecho no ha tenido mucho éxito contra los Rojos en fechas recientes. En sus últimas dos aperturas de esta campaña tuvo una foja de 0-2 y una efectividad de 6.75.