(Getty)

MINNEAPOLIS - Andy Pettitte tiene un pedigrí único como abridor en postemporada, pero llegando a su apertura en el Juego 2 de la Serie Divisional de la Liga Americana entre los Yankees y los Mellizos, había ciertas dudas sobre sus condiciones físicas y su comando.


Nos podemos olvidar de todo eso.

Pettitte amplió a 19 su propia marca de todos los tiempos en victorias de por vida en playoffs/Serie Mundial, al permitir dos carreras en siete entradas en el triunfo por 5-2 de Nueva York sobre Minnesota. Ahora los Mulos vuelven a casa a ley de una victoria para avanzar a la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

"Fue tremendo", dijo el manager de los Yankees, Joe Girardi. "Creo que utilizó su recta, curva y recta cortada muy bien."

Las preocupaciones con Pettitte venían de sus últimas tres salidas de la temporada regular, cuando se recuperaba de una lesión en la ingle que lo mantuvo fuera del 18 de julio al 19 de septiembre. En dichas presentaciones, permitió 12 carreras en un total de 13.1 innings.

"Ayer le dije a los muchachos que nunca me había sentido tan poco preparado para los playoffs que ahora", dijo Pettitte después de su victoria. "Pero me enfoqué. En la mecánica me sentí muy bien. La bola salió muy bien de mi mano, y (el receptor boricua) Jorgie (Posada) pidió un gran juego."

Es como si con el cambio de mes de septiembre a octubre, apareciera otro Andy Pettitte.

"Lo único que tienes que hacer es llegar a octubre", dijo el jardinero de los Yankees, Curtis Granderson, quien empujó una carrera clave para los Mulos en el noveno episodio. "Ha sido tan exitoso en su carrera en la postemporada, y sin importar cómo fueran las presentaciones anteriores, ha sido un caballo de trabajo."

Pettitte no pierde un partido de primera ronda desde el 2001, y con sus siete entradas lanzadas en el Juego 2, llegó a 256.0 de por vida en Serie Mundial/playoffs, la mayor cantidad en la historia.

Con tantos logros y tantos éxitos, uno puede pensar que Pettitte siempre está tranquilo de cara a estas aperturas de tanta importancia. Sin embargo, el zurdo de 38 años de edad afirma que sí tiene nervios.

"Sí, estoy nervioso", dijo el veterano. "Hay ansiedad al entrar al juego. Cuando estás en esa situación con las expectativas, no sabes qué va a pasar.

"Pero una vez comienza el partido, eso es lo fácil. Y cuando aumenta el ruido del público, es casi como que puedo desacelerar todo aun más. No sé si eso suena extraño, pero así me siento."

Sea lo que sea la estrategia en el aspecto mental, Pettitte goza de la confianza de sus compañeros de equipo, que saben de lo que es capaz.

"Tiene la experiencia, tiene la habilidad", dijo el cerrador panameño de los Yankees, Mariano Rivera. "Fue el viejo Andy."

El primera base Mark Teixeira lo pone en términos aún más sencillos: "El mejor lanzador abridor en la historia de la postemporada", dijo. "Los números te lo dicen. Cada vez que sale a lanzar te da la oportunidad de ganar. Lo hizo en la postemporada pasada y hasta ahora todo positivo este año."

Todo positivo con Pettitte, una vez más. Ya es una interrogante menos para la rotación de los Yankees. Y a la vez es un gran alivio en el Bronx, donde ahora los Mulos tratarán de eliminar a los Mellizos por segundo año consecutivo.