(AP)

SAINT PETERSBURG -- Los Rays de Tampa Bay, campeones de la División Este de la Liga Americana, están al borde de la eliminación, y uno de los motivos principales es el pobre desempeño de su bateo.


Tampa Bay anotó sólo una carrera en los dos primeros encuentros de la serie divisional contra los Rangers de Texas. La falta de pólvora fue un problema desde las postrimerías de la campaña regular, cuando los Rays fueron blanqueados tres veces en los últimos siete partidos, dos por Baltimore y una por Kansas City.

C.J. Wilson se convirtió en el segundo zurdo de los Rangers que anula a Tampa Bay en dos días. Lanzó pelota de un hit hasta la séptima entrada para que Texas se impusiera el jueves por 6-0.

Cliff Lee permitió sólo una carrera --el jonrón de Ben Zobrist en el séptimo inning-- y cinco imparables en siete entradas, el miércoles, cuando los Rangers ganaron por 5-1.

"Hay dos buenos pitchers ahí, y lanzaron dos buenos partidos", dijo el jardinero izquierdo de los Rays, Carl Crawford. "No hay mucho que hacer cuando esto pasa. Esperamos vencer al siguiente lanzador".

Los Rays totalizaron apenas ocho hits en los dos encuentros de playoffs y deben ahora ganar el sábado en Texas para mantenerse con vida en la serie, que ganará el primer equipo con tres triunfos. Matt Garza, quien ganó sus dos aperturas contra los Rangers en la campaña regular, enfrentará al derecho de Texas, Colby Lewis.

Si continúan los problemas en el bateo de los Rays, su participación en los playoffs resultaría fugaz. Tampa Bay ha bateado apenas de 13-1 con corredores en posición de anotar, y dejó varados a 15 hombres en los senderos durante los primeros dos partidos.