(AP)

MINNEAPOLIS -- De las 95 victorias de los Yankees en la temporada regular del 2010, 48 fueron viniendo de atrás en el marcador-la mayor cantidad de Grandes Ligas.

Y ya van dos más en esta postemporada contra los Mellizos en su Serie Divisional de la Liga Americana.


El Juego 2 del jueves fue otro ejemplo de cómo los Mulos saben seguir luchando, aunque estén abajo en el marcador.

"Cuando caemos abajo, no nos damos por vencidos", dijo el jardinero de los Yankees, Curtis Granderson, quien lleva de 8-4 en los primeros dos encuentros ante Minnesota, con tres empujadas. "Le ponemos presión a la oposición y aquí pudimos hacer eso, y ahora estamos arriba 2-0."

Efectivamente, gracias a su habilidad de remontar las desventajas, los Mulos están a ley de una victoria para barrer a los Mellizos por segundo año consecutivo y pasar a la Serie de Campeonato de la Liga Americana. El Juego 3 de la serie será el sábado por la noche en el Bronx.

En el primer encuentro, la reacción fue ante el zurdo dominicano Francisco Liriano, quien dominaba a Nueva York después de cinco entradas. Pero batazos importantes de Mark Teixeira y Granderson, entre otros, le aguaron la fiesta a Liriano y al equipo local.

En el segundo choque, volvió a picar adelante Minnesota en el segundo inning, pero desde el cuarto episodio Alex Rodríguez, Lance Berkman, Derek Jeter y Granderson se encargaron de silenciar al público del Target Field y salir de Minneapolis con una ventaja de 2-0 en la serie.

El segunda base dominicano Robinson Canó acostumbra decir que en los Yankees, cuando uno no lo hace, el otro sí.

Tal fue el caso en el Juego 2, cuando Lance Berkman-quien había tenido sus problemas en dos meses con los Yankees al llegar desde Houston-dio doble empujador y cuadrangular solitario para encabezar el ataque de Nueva York.

"Estoy contento de haber aportado", dijo Berkman. "La verdad es que no me he sentido bien en todo el año, pero estoy complacido con esto."

La contribución de Berkman fue otra muestra de las tantas armas que tienen los Yankees, y el daño que pueden hacer en cualquier momento.

"Nuestro lineup es tan profundo que no tenemos que preocuparnos si caemos por debajo por una o dos carreras", dijo el primera base Mark Teixeira. "Son tantos que pueden dar la cara, que si uno no está haciendo el trabajo, le pasamos la responsabilidad a otro. Hoy fue Lance y unos cuantos otros."

Agregó el jardinero Nick Swisher: "Te demuestra lo profundo que es este equipo. Del bateador 1 al 9, del principio al final, tenemos un gran lineup, muchachos que pueden hacer lo que tiene que hacerse."

El cerrador panameño de los Mulos, Mariano Rivera, lo ha visto muchas veces en sus 16 años en el Bronx.

"Se trata de un equipo", dijo el istmeño. "No se trata de uno, dos o tres. Son 25 jugadores que vienen a hacer su trabajo.

"Nunca nos damos por vencidos. Jugamos los 27 outs."