MINNEAPOLIS - Con nombres como Alex Rodríguez, Mark Teixeira y Robinson Canó, entre muchos otros, los Yankees no sorprenden a nadie cuando ganan a base de puros batazos.

Claro, lo primordial es el talento. Pero aparte de eso, son muchos los jugadores de los Yankees que atribuyen mucho del éxito ofensivo del equipo al coach de bateo Kevin Long.


"Claro, soy parcial, pero creo que Kevin Long es el mejor instructor de bateo en el juego y somos afortunados de tenerlo aquí", dijo Rodríguez. "Es un gran comunicador."

Para los que llevan anotaciones, los Yankees del 2010 encabezaron las Grandes Ligas en carreras anotadas con 859 y en impulsadas con 823. Fueron terceros en jonrones con 201, terceros en slugging con .454 y segundos en OPS (slugging más porcentaje de embasarse) con .790.

"Él sabe de swings", dijo el manager de los Yankees, Joe Girardi, acerca de Long. "Sabe cómo comunicarse y sabe cómo enseñar de muchas maneras diferentes."

Long, quien fuera prospecto en la organización de los Reales de Kansas City al final de la década de los 80 y principio de los 90, nunca jugó en Grandes Ligas. Pero fue subiendo como manager y coach de bateo en los circuitos minoritarios hasta ser ascendido a su puesto actual en el equipo grande de los Mulos en el 2007.

Rodríguez, quien atribuye su buen mes de septiembre a unos ajustes que hizo con Long, no deja de elogiar la calidad del instructor.

"Ha tenido un gran impacto en mi juego y en mi carrera", comentó el toletero. "Y cada jugador que llega desde otro equipo, sabemos que será mejor porque Kevin lo ayudará."

Un caso específico que se ha destacado aquí durante la Serie Divisional entre los Yankees y los Mellizos es el de Curtis Granderson, un bateador izquierdo que ha tenido muchos problemas contra pitchers zurdos.

Granderson le bateó apenas .183 a los zurdos en el 2009 con Detroit, e iba por ese mismo camino en su primera temporada con los Yankees cuando Long le sugirió un ajuste en su swing, esencialmente acortándolo.

"Kevin Long y yo nos sentamos a hablar de un pequeño cambio...muy pequeño. Es simplemente ponerme en posición de atacar la pelota de manera consistente."

Granderson vio una mejoría notable ante los zurdos en el último mes y medio, terminando la campaña regular con promedio de .234 en ese sentido.

Para el Juego 1 de la primera ronda de playoffs, Girardi optó por ponerlo en el lineup titular ante el zurdo dominicano Francisco Liriano, a quien Granderson conectó un extrabase clave contra la pared en la victoria de Nueva York.

Esa confianza premiada tiene bastante que ver con la influencia de Long.

"K-Long es muy bueno en eso de ver algo en un partido y hacer un pequeño ajuste con un jugador", dijo Girardi. "Sabe cuál es la mecánica correcta de un bateador."

Agregó A-Rod: "Es difícil expresar con palabras lo que aporta todos los días. Es una de esas figuras especiales."