(AP)

NUEVA YORK - Aunque parezca mentira, el lanzador de los Mellizos para el Juego 3 de la Serie Divisional entre Minnesota y Nueva York ha hecho más aperturas de por vida en postemporada que el de los Yankees.


Cuando Brian Duensing suba a la lomita el sábado por la noche en el Bronx con su equipo abajo 0-2 ante los Mulos, será su segunda apertura en playoffs. Phil Hughes hará su primera por los Yankees. Y para Duensing, la situación será bastante diferente a la de su primera presentación en postemporada.

Hace un año, los Mellizos clasificaron al ganar un emocionante desempate con los Tigres, y el único abridor disponible para el manager Ron Gardenhire fue Duensing para abrir la primera ronda vs. Nueva York. Sin mucho tiempo de preparación mental y en medio de la locura de su primer juego de playoff, el zurdo cargó con la derrota al permitir siete hits y cinco carreras en 5.2 entradas.

Ahora por lo menos supo con tiempo que abriría este partido, y no será su primera vez en el gran escenario de postemporada en el Yankee Stadium.

"Eso va a ayudar", dijo Duensing. "Sé cómo será el ambiente. Eso quita algo de los nervios, aunque sí habrá nervios. Estaré ansioso. En playoffs, postemporada, eso es así siempre. Pero el saber cómo será el ambiente quita algo de la presión."

Si bien es cierto que Duensing llega a esta apertura con algo de experiencia, también es verdad que las consecuencias de otra derrota serán mucho más pesadas, ya que Minnesota está contra la pared. Si el equipo pierde, se va para su casa hasta el 2011.

"Hay presión", reconoció el pitcher de 27 años de edad. "Tenemos que (ganar el sábado y) llegar al domingo. Es una situación de vida o muerte, pero no podemos tratar de hacer demasiado."

El 2010 fue un año sólido para Duensing, quien terminó la temporada con marca de 10-3 y efectividad de 2.62 entre el bullpen y la rotación abridora.

Comenzó la campaña como relevista y brilló en ese rol, compilando marca de 3-1 con promedio de carreras limpias de 1.80 lanzando desde el bullpen. Cuando las lesiones obligaron a que integrara la rotación a partir del 23 de julio, el joven dio la cara. En 13 aperturas, tuvo récord de 7-2 con efectividad de 3.05 y una blanqueada.

Gardenhire valora la versatilidad de Duensing.

"Es uno de esos muchachos que harán lo que sea para ti, y cuando lo colocamos en la rotación, iba muy bien (como relevista", dijo el piloto. "En un momento cuando (Scott) Baker se recuperaba de su lesión, Duensing me dijo lo mismo que siempre me dice: 'Si quieres que vuelva al bullpen lo haré'. Es un jugador de equipo."

Gardenhire confía plenamente en Duensing no sólo en el aspecto de su material en la lomita, sino también en su habilidad de manejar la presión de un juego de vida o muerte en el ambiente hostil del Yankee Stadium.

"Luce como alguien que no es muy emotivo", afirmó el dirigente. "Pero tiene mucho en la bola y es muy competitivo. Lo disimula muy bien y sabe manejarlo. Eso es lo que nos gusta de él."

Duensing está consciente de la magnitud de la situación y pretende dar la cara.

"Si no quieres la bola en esta situación, algo está mal en ti, sobre todo en esta época del año", dijo el zurdo. "Quiero estar ahí. Quiero ganar. Tenemos que encontrar la forma de salir de este hoyo y jugar el mejor béisbol posible."