CINCINNATI, Ohio -- El pelotero colombiano Orlando Cabrera convenció a los Rojos de Cincinnati que está lo suficientemente saludable para participar en el tercer juego de la serie divisional contra los Filis de Filadelfia.

Los Rojos estaban tan preocupados por la lesión de Cabrera en el costado izquierdo que llamaron al jugador de cuadro Chris Valaika de sus instalaciones en Arizona en caso de necesitarlo en la alineación.

Pero Cabrera estuvo fildeando rodados y realizó la práctica de bateo antes del juego del domingo. Dijo que no sintió dolor y los Rojos decidieron colocarlo nuevamente en la alineación, reemplazando a Paul Janish en el octavo puesto en el orden al bate.

La lesión de Cabrera se agravó durante la derrota de Cincinnati por 7-4 el viernes. Estuvo fuera de acción 27 juegos en agosto y septiembre después de sufrir un tirón muscular en el costado.