NUEVA YORK -- Los Yankees descorcharon botellas de champaña fría y celebraron. Pero fue un festejo de rutina, propio de un equipo acostumbrado a las circunstancias.


Es como si al voltear la hoja del calendario es la alarma que necesitan para que Nueva York se ponga las baterías.

La mejor descripción la dio su segunda base Robinson Canó: "En octubre prendemos otro 'switch'".

Con una pasmosa facilidad, los Yankees barrieron en tres a los Mellizos de Minnesota y se han instalado en una serie de campeonato de la Liga Americana.

Al dejar en el camino a Minnesota por cuarta vez en la última, los Yankees desvirtuaron todos los cuestionamientos que cargaban encima y vuelven a pisar fuerte en busca de repetir como campeones de la Serie Mundial.

Luego de perder 17 de sus últimos 26 juegos para quedar como el wild card, el manager Joe Girardi fue vilipendiado por sus decisiones en las últimas semanas de la temporada regular en la confección de la alineación diaria, al darle descanso a sus titulares.

La crítica en los implacables medios de Nueva York le reprochaba haber cedido la división a los Rays de Tampa Bay ante la impresión de que el equipo jugaba en forma displicente.

Girardi se defendió a capa y espada, al mencionar que fichas como Alex Rodríguez (pantorrilla izquierda), Mark Teixeira (dedo pequeño fracturado en el pie derecho), Brett Gardner (muñeca derecha) y Nick Swisher (rodilla izquierda) arrastraban dolores físicos. Andy Pettite recién reapareció en septiembre tras perderse dos meses por una lesión en la ingle y el equipo quería andar con ciudado con la carga de innings de Phil Hughes.

"Teníamos a algunos de nuestros muchachos que no podían jugar y creo que eso fue interpretado como que no estabámos poniendo todo el esfuerzo", dijo Girardi. "Créanme que lo estábamos intentando, queríamos ganar la división".

Resultó que Girardi tenía la razón. Sus movimientos han sido como de los de un experto ajedrecista.

 •  Pettite fue dominante en el séptimo juego al apuntarse su 19na victoria de postemporada, todo un récord en las Grandes Ligas.

 •  Hughes maniató a los Mellizos en el tercer partido, graduándose con honores como abridor en los playoffs.

Ya nadie dice que la rotación abridora de los Yankees depende únicamente de CC Sabathia. Mariano Rivera sacó el último out en los tres juegos ante Minnesota, un desempeño impecable tras malograr tres rescates en septiembre.

Swisher y Teixeira batearon por encima de .300.

"El mes de septiembre no fue nada divertido, pero perseveramos", afirmó Girardi.

"Todo los equipos pasan por altibajos y a nosotros nos tocó en septiembre", indicó el dominicano Canó. "Nosotros estuvimos prendidos en el resto de la temporada y ahora están viendo la clase que tenemos en este equipo. En octubre es cuando hay que fajarse y eso lo sabemos".

Ahora, los Yankees se encuentran en una coyuntura envidiable por más que les toque abrir fuera de casa la serie de campeonato.

Se aseguraron cinco días de descanso al barrer a los Mellizos, lo que les permite armar la rotación a su antojo.

Además, debido a que Texas y Tampa Bay tendrán que dirimir la otra serie de primera ronda al máximo de cinco partidos, no tendrían que enfrentarse con el as de la rotación adversaria hasta el tercer juego, el 18 de octubre en el Yankee Stadium. Tal es el caso de Cliff Lee de Texas o David Price de Tampa Bay.

Pero el descanso es lo que más atesoran tanto los jugadores que andan con golpes como los veteranos.

"La verdad es que estos días bien. Somos varios que hace tiempo dejamos de ser unos jovencitos", destacó el catcher puertorriqueño Jorge Posada, de 39 años.

Todo a pedir de boca para unos Yankees que buscan su 28vo campeonato y ser los primeros en revalidar el cetro desde que lo hicieron entre 1998 y 2000.