ATLANTA -- Brooks Conrad perdió la titularidad como segunda base de los Bravos de Atlanta, un día después que sus tres errores dejaron a los Bravos de Atlanta al borde del nocaut en los playoffs.


El manager Bobby Cox decidió poner al venezolano Omar Infante en la intermedia y a Troy Glaus en la antesala en su alineación para el cuarto juego contra los Gigantes de San Francisco.

Glaus, titular en 107 juegos esta campaña en la primera base, arrancará en la antesala por primera vez en 2010.

Conrad, un novato de 30 años, ha cometido ocho errores en los últimos siete juegos, incluyendo cuatro en los primeros tres partidos de la serie contra los Gigantes.

Luego de pifiar una roleta y de dejar caer un elevado de sacrificio, Conrad cometió el error más costoso en el noveno inning del partido del domingo: dejó que un roletazo se le colase entre las piernas y San Francisco anotó la carrera que estableció la diferencia en la victoria por 3-2 para ponerse arriba 2-1 en su serie divisional de la Liga Nacional.

Conrad participó el lunes en la práctica de bateo, fildeó rodados en la segunda base y trató de mantener un actitud positiva.

"Me siento tan bien como puedo, considerando las consecuencias", explicó. "No sé si lo consulté con la almohada. No dormí mucho. Tú sabes, el sol salió nuevamente hoy y estamos aquí en la postemporada jugando béisbol. No se puede superar eso".

Conrad dijo que será grandioso si llega a jugar.

"Quiero una oportunidad de entrar y contribuir al equipo", señaló. "Veremos qué sucede. El piloto me dijo que estuviera listo en la banca".

Al jugar como titular debido a lesiones de otros, Conrad ha cometido varios errores a la defensiva. Afirmó que no le pidió a Cox que lo quitara de la alineación.

"Simplemente me llamó y me dijo que me iban a dar un día", comentó Conrad. "Yo dije, 'bien'. Nos sentamos y hablamos un poco y tuvimos una buena conversación. ... El siempre te apoya, y eso fue lo que me dijo. Realmente se siente bien tener un manager así, que te apoye después de lo que ha ocurrido".

Incluso Pat Burrell, de los Gigantes, se acercó a Conrad durante la práctica de bateo.

Burrell le dijo a Conrad: "Olvídalo; sigue adelante".