(Jamie Squire/Getty)

ATLANTA -- Bobby Cox no se podía permitir pensar en el fin de su carrera antes del juego del lunes.


Ahora no tiene otra opción.

Después de medio siglo en el béisbol, la mayor parte en uniforme, Cox debe abandonar la caseta.

Los Gigantes de San Francisco se quitaron la gorra ante el manager de Atlanta después de enviar a Cox al retiro cuando derrotaron a los Bravos en su serie divisional de la Liga Nacional. Los Gigantes ganaron tres de cuatro juegos en la serie, pero Cox luchó hasta el final, rehusando mirar hacia su jubilación cuando aún había béisbol por jugar.

Mientras los Gigantes celebraban en el terreno de juego después de su triunfo por 3-2 en el cuarto juego, los aficionados de los Bravos entonaban "¡Bobby! ¡Bobby! ¡Bobby!".

Los Bravos observaron desde el borde del dugout mientras Cox agradecía los aplausos de los aficionados con su gorra en la mano derecha.

Los Gigantes detuvieron momentáneamente su breve celebración, voltearon a la caseta de los Bravos y se quitaron la gorra ante Cox.

El jugador de cuadro Freddy Sánchez de los Gigantes explicó por qué el equipo le rindió tributo a Cox.

"Es una leyenda en este deporte. Ha sido un gran mentor para muchas personas en el béisbol", dijo Sánchez. "Teníamos que manifestarle nuestros respetos. Primero, lo primero. Después podíamos seguir celebrando".

Los aficionados ovacionaron y aplaudieron mientras era mostrado en la pizarra un video de tributo a Cox.

Minutos después, Cox y sus jugadores dejaron vacío el dugout.

Se está retirando después de 29 temporadas como manager de las Grandes Ligas, incluidas 25 con los Bravos y cuatro con Toronto. Dirigió a 16 equipos en postemporada.

Cox no fue el único piloto con trayectoria larga que se retiró este año. Tres de sus adversarios de muchos años también lo hicieron: Joe Torre, Cito Gastón y Lou Piniella.

Cox terminó con 2.504 victorias en temporada regular, la cuarta mejor en la lista de todos los tiempos detrás de Connie Mack, John McGraw y Tony La Russa. Tuvo 158 expulsiones en campaña, regular, la mayor cifra entre los managers.

Condujo a los Bravos a una cifra récord de 14 campeonatos divisionales consecutivos, cinco campeonatos de la Liga Nacional y al título de la Serie Mundial de 1995. Este fue su primer equipo con boleto de comodín a la postemporada.