(AP)

Tim Lincecum está listo. El área de la Bahía está lista. Cada fanático en alguna ciudad alrededor del mundo que apoya a los Gigantes está listo.

La hora ha llegado.

Que traigan a Roy Halladay.


Los Gigantes se dirigen a Filadelfia para disputar la Serie de Campeonato de la Liga Nacional y estarán mandando a su as, el dos veces ganador del Premio Cy Young Tim Lincecum, a la lomita el sábado para el Juego 1.

A los Gigantes no les importa que no sean los favoritos en la serie. A ellos no les importa si alguien cree que tienen oportunidad de ganarlo todo ó que serán presa fácil en la serie. Este equipo tiene un trabajo por hacer y si la SCLN es algo parecido a la Serie Divisional de la Liga Nacional entre los Bravos y los Gigantes, será una serie para recordar.

"Esta serie tuvo de todo", destacó el manager de San Francisco, Bruce Bochy. "La intensidad y la emoción de la serie tuvo que ser de alarido para los fanáticos. Nunca hubo un momento tranquilo para Bobby Cox o para mí, porque estos juegos se pudieron haber decidido para cualquier lado".

Los Gigantes están en busca de su primer título de Serie Mundial desde 1954 y su primero desde que se cambiaron de Nueva York a San Francisco. ¿Podría ser este el año?

"Esto es tremendo", exclamó Andrés Torres. "Hemos estado peleando y manteniéndonos como equipo toda la temporada. Cada uno hizo su parte y eso es muy importante para nosotros. Lo hicimos juntos y ganamos".

De la misma manera en que jugó durante la temporada regular, el boricua fue pieza clave para la ofensiva de los Gigantes. Solamente pudo conectar dos hits en 16 turnos al bate, pero su optimismo fue esencial en el vestidor. Su actitud nunca cambió y era difícil saber si su equipo estaba ganando o perdiendo por la manera en la que se comportaba.

Torres, que se puso unos lentes en el vestidor después del triunfo por 3-2, estuvo en medio de la celebración. Estuvo corriendo y bailando como un niño el último día de clases. Pero él no era el único que celebraba.

"Esto siempre es bueno, no importa cuántas veces lo hayas hecho", dijo el lanzador de los Gigantes, Javier López.

López también hizo su parte el lunes. Relevó al lanzador dominicano Santiago Casilla con dos outs en la octava entrada y ponchó a Jason Heyward para finalizar el inning. Casilla lució dominante durante su aparición, mantuvo en blanco a los Bravos por 1 1/3 entradas, luego de entrar por el abridor Madison Bumgarner.

El taponero de los Gigantes, Brian Wilson, lanzó la novena entrada para apuntarse el juego salvado y mandar a su equipo a la Serie de Campeonato.

"Este es el momento más especial en mi vida", reconoció Casilla. "Estamos en playoffs. Somos un equipo y estamos unidos. Para mí, este es un momento muy importante".

A preparase para este clásico. Los Filis pueden batear, pero los Gigantes pueden pitchear. Lincecum abanicó a 14 rivales en el Juego 1 de la Serie Divisional de la Liga Nacional. Matt Cain brilló en el Juego 2 y el boricua Jonathan Sánchez ponchó a 11 durante el Juego 3.

"Fuimos muy agresivos durante toda la serie", dijo Sánchez. "Eso es lo que vamos a seguir haciendo".

Saben que se le puede ganar a los Filis. Durante la temporada regular dividieron victorias en seis enfrentamientos.

"Somos muy afortunados por haber ganado. Lo sabemos", manifestó Bochy. "Sabíamos que nos enfrentaríamos a buenos lanzadores, pero tenemos la fortuna de contar con buenos pitchers también y ellos dieron la cara por el equipo".