(AP)

ARLINGTON, Texas -- Vladimir Guerrero y Nelson Cruz impulsaron juntos cinco carreras y los Rangers de Texas vencieron el viernes por 6-1 a los Yanquis de Nueva York para conquistar el gallardete de la Liga Americana y avanzar a la Serie Mundial por primera vez.


Los Yanquis sufrieron pese a todos sus recursos una tremenda decepción al no retener el título de campeones de la Serie Mundial, y su reinado terminó a manos de los Rangers.

El dominicano Guerrero remolcó tres carreras antes de que su compatriota Cruz conectara un elevado jonrón de dos carreras en el sexto partido de la serie por el campeonato de la Americana para apoyar el triunfo más importante de los Rangers en las 50 temporadas que tiene de historia la franquicia.

Colby Lewis dominó para su segunda victoria en la serie y Josh Hamilton ganó el premio al Jugador Más Valioso en la serie de campeonato de la Americana.

"La Serie Mundial viene a Texas", dijo el viejo jugador de cuadro de los Rangers Michael Young. "Estos aficionados han esperado más que nosotros. Sé cuánto lo queríamos y ellos han debido quererlo más".

"Totalmente valió la espera", aseguró.

Cuando Alex Rodríguez recibió el tercer strike cantado que finalizó el partido, la fiesta comenzó con la presencia de fuegos artificiales al tiempo que caía confeti y los Rangers compartían abrazos cerca de la lomita.

El icono de los Rangers, Nolan Ryan, el lanzador ya en el Salón de la Fama que es el presidente y copropietario del equipo, abrazó a su esposa en la primera fila de las gradas para luego unirse al equipo en el terreno de juego.

Cliff Lee esperaba por si los Rangers lo necesitaban para un séptimo partido contra los Yanquis. Ahora el as zurdo puede estar listo para el juego 1 de la Serie Mundial el miércoles, sea contra San Francisco o Filadelfia. Los Gigantes van adelante 3-2 en la serie por el campeonato de la Liga Nacional.

Los Rangers, que nunca antes habían ganado una serie de postemporada o un partido de playoffs en casa, despacharon a los Bombarderos del Bronx --con una nómina de 200 millones de dólares-- con poco drama, sobre todo después de una explosión de cuatro carreras en la quinta entrada que desbarató el empate a 1-1.

Y eso se vuelve incluso más satisfactorio para los Rangers y sus aficionados, dado que Nueva York eliminó a Texas de los playoffs en cada una de las tres apariciones anteriores del equipo. Derek Jeter está entre los varios jugadores que prevalecen de esos equipos de finales de la década de 1990, y Rodríguez es uno de los ex Rangers que ahora visten el uniforme a rayas.

Los Rangers superaron a los Yanquis en todos los aspectos. Junto con su bateo, mostraron un alarde de algo que les llevó Ryan --una cultura en que el pitcheo manda, y los abridores esperan jugar grandes distancias.

Momentos después de que el cerrador el dominicano Neftalí Feliz abanicó a Rodríguez con el último out, en la parte alta del estadio surgió un banderín que proclamaba a Texas como el campeón de la Liga Americana. Los Rangers celebraron en el terreno de juego con refresco de jengibre en deferencia a los problemas de alcohol de Hamilton.

Algo digno de una franquicia que surgió en 1961 como los Senators de Washington. Se mudaron a Texas en 1972 con Ted Williams como su piloto.

"Aquí somos como un grupo. Este grupo esta aquí porque no sabe cómo fallar", dijo Hamilton.

Por los Yanquis, el dominicano Robinson Canó de 4-0. El puertorriqueño Jorge Posada de 3-1.

Por los Rangers, el venezolano Elvis Andrus de 5-1 con una carrera anotada. Los dominicanos Vladimir Guerrero de 4-1 con una anotada y tres producidas; y Nelson Cruz de 3-1 con una anotada y dos impulsadas. El puertorriqueño Bengie Molina de 4-0.